¿Puedo tomar té si estoy embarazada?

Última actualización: 11/03/2021

La relación entre el té y el embarazo siempre ha estado en el candelero debido a la menor concentración de teína (cafeína) de esta infusión, y por tanto su papel de sustituta natural del café, que como ya sabemos suele estar prohibido para las embarazadas por sus efectos estimulantes.

El árbol de té y el embarazo siempre han sido enemigos íntimos, en una curiosa relación de amor-odio que hoy día continúa más viva que nunca. El origen de esta curiosa relación o debate entre ambos conceptos reside fundamentalmente en la prohibición expresa del café en las mujeres embarazadas, o en período de lactancia, por su alto contenido en cafeína (igual que sucede por ejemplo con los refrescos de cola). ¿Y qué es lo primero que todo el mundo piensa cuando le dicen que no puede tomar café? Efectivamente: el té.

En este artículo vamos a analizar brevemente cuáles son los fundamentos de esta alternativa, si realmente se puede tomar té durante el embarazo, y qué otras opciones tenemos en el caso de que hayamos decidido retirar por completo la molécula de la cafeína de nuestra dieta.

¿Realmente puedo tomar té en el embarazo?

En terminos estrictos, debemos considerar dos cosas por encima de todo:

  • Primero: está demostrado que a partir de cierta cantidad, la molécula de la cafeína puede atravesar la placenta de la madre y llegar a los fetos o bebés en desarrollo.
  • Segundo: el té tiene teína (o cafeína, que es lo mismo), aunque sea en una menor concentración que en el café. Puedes leer más sobre ello en este artículo: ¿Cuánta teína tiene el té?.

Teniendo claro estos dos extremos, la responsabilidad de tomar o no tomar té durante el embarazo será exclusivamente tuya. Está claro que la cantidad de cafeína que ingieres con cada taza es menor que con el café, pero también es indiscutible que el té no está 100% libre de ella.

Si quieres seguir los consejos médicos de manera estricta, quitarte de complicaciones y no tomar absolutamente nada de cafeína durante el embarazo, entonces la respuesta es no: tampoco debes tomar té. Si por el contrario te consideras capaz de medir con precisión la cantidad de cafeína (llamada teína en este caso) que ingieres al día, y no sobrepasar una dosis pequeña, entonces sí que puedes tomar de vez en cuando alguna taza si estabas acostumbrada a ello.

Si antes del embarazo ya eras una consumidora asidua de té, entonces sí sería buena idea al menos moderar o limitar algo el consumo de esta infusión.

Alternativas para tomar té si estás embarazada

Si quieres olvidarte por completo de la teína o cafeína durante tu embarazo, pero no quieres renunciar a tus infusiones (incluso si has llegado a esta página buscando un sustituto para el café), entonces tus opciones se pueden resumir básicamente en tres vías:

  • Consumir únicamente el té desteinado. La presencia de la molécula estimulante en el té sin teína es prácticamente inapreciable y se trata de una alternativa que te puede permitir tomarte incluso varias tazas al día si te apetece.
  • Probar el Rooibos. Esta es una infusión que normalmente se conoce de manera equivocada como té rooibos. Y decimos “equivocada” porque sencillamente el rooibos no es un té, ni una variedad ni siquiera un tipo de té diferente al resto. No es té. Procede de otra planta completamente distinta al árbol del té, y por tanto no tiene nada de teína (0%). Pueden tomarla no solamente las embarazadas, sino incluso los niños.
  • En tercer lugar, siempre tienes la alternativa de abrir la mente y explorar un poco más el proceloso mundo de las infusiones (si es que no lo conoces todavía). Es un hecho que la mayoría de consumidores en España no sale del binomio café-té. Pero la cantidad de opciones que existen ahí fuera es enorme. Comúnmente se conocen como “tés herbales”, aunque no tengan nada que ver con la planta del té, como dijimos en el caso del Rooibos. También hay infusiones que se elaboran a base de cereales, como los cafés de cebada.

Ojo, porque no todas las infusiones son adecuadas para embarazadas y madres en período de lactancia. Conviene evitar, por otras cuestiones no relacionadas con la cafeína, las infusiones de canela, la menta-poleo, la salvia o los anises. Para informarte más sobre ellas, ya que no son objeto de este artículo, te recomendamos que consultes a tu médico o especialista en nutrición.

Por último, si tu elección es seguir tomando té durante el embarazo, aunque sea solo alguna taza ocasional, la recomendación es que optes por las variedades de té que menos teína contienen, como el verde y el blanco, sobre todo. En ningún caso tés fuertes como pueden ser el negro. También debes evitar el té verde matcha, ya que al tratarse de hojas molidas por completo (ingieres toda la planta) contiene más cafeína que el resto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Responsable: José Mª Ávila Román. Finalidad: Moderación y control de comentarios. Legitimación: Gracias a tu consentimiento. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición enviando un email a contacto (arroba) comprarmicafetera.com.Más Información: Política de Privacidad.