Sartenes de Barro

Todos hemos visto alguna vez las ollas o cazuelas de barro a fuego lento cociendo sabrosísimos guisos como se hacían antaño. A veces incluso al calor de un fuego de verdad, de una cocina eléctrica. También asociamos con frecuencia las sartenes de barro (o las cazuelitas, que no son lo mismo aunque se parezca) a determinado tipo de recetas o incluso a recetas concretas, en especial algunos postres.

Lo cierto es que en España no es muy habitual ni utilizar ni comprar sartenes de barro propiamente dichas. ¿Y qué es una sartén de barro?, te preguntarás. Pues muy sencillo: es justo lo que te imaginas. Un utensilio para cocinar alimentos, similar a una sartén convencional, pero hecha de barro.

No son muy conocidas y en las tiendas que recorremos habitualmente es difícil encontrarlas. No es fácil por ejemplo pretender comprar una sartén de barro en Carrefour o en Alcampo, por citar cadenas muy habituales en nuestro país. Incluso si acudimos a Amazon nos encontramos con un catálogo de ofertas no demasiado extenso para lo que estamos acostumbrados a ver en esta plataforma.

¿Son lo mismo las cazuelas que las sartenes de barro?

Pues no, no exactamente. Aunque en España sin duda lo que más conocemos son las cazuelas, incluso las cazuelitas.

Para hacerte una idea de cómo son las sartenes de barro: Esto es como si coges una de las típicas cazuelitas de barro que estamos acostumbrados a ver en nuestra cocina, y le añadimos un pequeño mango para poder agarrarla y manejarla bien. La característica fundamental de las sartenes de barro es que tienen mango. Y que las puedes poner directamente al fuego sin problemas, claro.

A Fuego Lento Cazuela Sartén Llana Horno, Barro, Miel, 13 cm
  • Barro Miel
  • Apto para: Microondas, Horno, Vitrocerámica, Eléctrica, Gas, Lavavajillas, Congelador
  • Medidas: 13x3,5 cm
  • Fabricado con materiales 100 % naturales, combinando los 4 elementos esenciales de la naturaleza: tierra, agua, aire y fuego junto con...
  • Cumple con la normativa alimentaria CE: Real Decreto 891/2006 y Reglamento 1935/2004 y controles de calidad de ISO 9001 y controles de medio...

¿Para qué me sirve una sartén de barro? ¿Qué puedo cocinar en ellas?

Es evidente que el uso de las sartenes de barro no puede ser idéntico a las de materiales metálicos más convencionales. Las recetas más adecuadas para cocinar en una sartén de barro son los guisos, arroces, y en general aquellas que necesiten cierto tiempo de cocción y poca prisa.

Cómo se usa una sartén de barro

Si esta va a ser tu primera vez, debes tener en cuenta que utilizar una sartén de barro no es lo mismo a lo que ya estamos acostumbrados. El barro es mucho más sensible al calor que otros materiales, así que por ejemplo hay que tener cuidado con los cambios de temperatura. Por tanto:

  • Es preferible no aumentar la temperatura bruscamente en las sartenes de barro. Mejor empieza con un fuego muy suave y vete subiéndolo poco a poco.
  • Por el mismo motivo: cuando termines de cocinar con tu sartén de barro, déjala enfriar a temperatura ambiente, con tiempo. Ni se te ocurra meterla debajo del grifo del agua justo después de retirarla del fuego.
  • Si la vas a llevar a la mesa directamente desde la cocina (estas sartenes sirven también como recipiente de servicio), mejor ponlas encima de un salvamanteles. El fondo de las sartenes de barro alcanza temperaturas altísimas.
  • Existen cazuelas de barro especiales para vitrocerámicas: tienen el fondo más liso y más cuidado para evitar rayones en la superficie de la placa.
  • No es aconsejable usar en la sartén de barro alimentos que estén muy fríos, o directamente congelados.
  • Usa siempre utensilios de madera sobre tu sartén. De otro modo, podrías rayarla.

Si necesitas más información acerca de cómo cocinar con una sartén de barro, te aconsejamos que eches un vistazo a la siguiente demostración:

¿Sirven las sartenes de barro para inducción?

No es nada aconsejable cocinar con una sartén de barro en una placa de inducción. El problema principal viene derivado de la sensibilidad a la temperatura de este material, que ya hemos comentado en el punto anterior.

Las cocinas de inducción tienen como principal virtud que alcanzan la temperatura deseada prácticamente al instante, de manera que… una sartén o cazuela de barro podría fácilmente romperse o resquebrajarse en esta situación.

En este sentido, es mejor emplear las sartenes de barro para vitrocerámicas o en cocinas de gas en las cuales tú puedas controlar con mayor precisión la intensidad del fuego.

Cómo curar una sartén de barro correctamente

Las sartenes de barro, igual que las de hierro o cualquier otro material poroso, deben curarse cada cierto tiempo para evitar que el calor penetre en exceso en sus orificios, y termine por agrietarla o rajarla.

Tiempo necesario: 16 horas.

Para curar una sartén de barro, lo primero que debemos saber es si lleva o no lleva esmalte. Nosotros vamos a dejar anotado un proceso estándar, que te servirá para cualquiera de los dos casos. Se pueden emplear diversos ingredientes para curar una cazuela de barro o cualquier otro recipiente de este material, pero nosotros usaremos el ajo y el aceite de oliva. Toma nota:

  1. Pon la sartén a remojo

    Llena un recipiente grande, donde quepa la sartén con holgura, con agua. Sumerge la sartén y déjala reposar allí al menos durante 12 horas. Por ejemplo, de un día para otro.

  2. Seca bien la sartén y aplica el ajo

    Es importante escurrirla y secarla por completo antes de comenzar con este paso: coge medio diente de ajo (o un diente entero, si fuese pequeño) y frótalo bien por toda la superficie de la sartén. Consideraremos que esta es la primera capa de sellado o protección de nuestra sartén.

  3. Ponemos a hervir una solución de agua y vinagre dentro de la sartén

    Una vez aplicado el ajo, llenamos la sartén de agua y le añadimos media taza de vinagre blanco. Todo esto lo ponemos a hervir, y cuando el agua llegue a ebullición bajamos el fuego para que el agua se reduzca. Nuestro objetivo es dejarlo en media taza, aproximadamente.

  4. Enfriamiento

    Podemos decir que hemos hecho ya la primera parte del proceso de curación de nuestra sartén de barro. Ahora desechamos todo el agua con vinagre restante, y dejamos enfriar bien el recipiente. Es importante que la sartén se enfríe despacio, con tiempo y a temperatura ambiente. Sin acelerar el proceso.

  5. Lavamos con agua y jabón, y secamos

    Una vez fría, lavamos bien la sartén con agua y jabón para eliminar posibles restos o aromas que pudieran quedar, del ajo o del vinagre. La dejamos secar bien durante todo el tiempo que haga falta.

  6. Segunda parte del proceso: curamos de aceite de oliva

    Ahora vamos a darle una segunda capa de curación y sellado a nuestra sartén. El proceso es similar al anterior, pero en vez de frotar ajo frotaremos un poco de aceite de oliva. Para el calentamiento usaremos en este caso el horno de cocina, que en este caso habremos precalentado antes a temperatura máxima.

  7. Enfriamiento, secado y lavado final

    Cuando hayan transcurrido un par de horas, sacamos con cuidado la sartén y la dejamos enfriar al natural. Es importante respetar los tiempos para que la sartén no sufra. Acto seguido, cuando esté ya fría, le damos un lavado final y la volvemos a dejar secar. ¡Ya tienes tu sartén de barro curada y como nueva!

Si aún tienes dudas acerca de cómo se cura una sartén de barro, aquí te dejamos un vídeo de apoyo, que siempre viene bien:

Ventajas de las cafeteras de barro: opiniones y conclusiones

En resumen, si te decides a cocinar con sartenes de barro, te vas a beneficiar de algunas ventajas respecto a las sartenes convencionales.

  • Para empezar, el fuego se transmite rápidamente del fondo de la sartén de barro hacia las paredes, de manera que la cocción de los alimentos es más gradual, completa y homogénea que en las planchas habituales en las que los alimentos se hacen solamente por la parte de abajo (hasta que les das la vuelta).
  • Muchas sartenes de barro incorporan tapadera, de forma que son más saludables. ¿Por qué? Porque los alimentos se cocinan muchas veces en su propio jugo, solo hace falta un poco de agua o de caldo, pero no aceite, mantequilla ni grasas. ¡Todo queda más tierno y menos seco!

Por el contrario, también tenemos que ser justos y hacer constar algunos de los inconvenientes que tienen estas sartenes de barro, sobre todo si las queremos encajar en nuestra ajetreada vida moderna. El principal de ellos es la lentitud: Una cocción normal puede necesitar alrededor de 10-15 minutos más que el mismo procedimiento en una sartén normal de otro material.


Parte del contenido de esta página procede de Amazon. Los precios y la disponibilidad de sus productos los actualizamos cada 24h, y están sujetos a cambios. Si te decides a comprar algo, se aplicará siempre el precio e información de disponibilidad que aparezca en Amazon en el momento de la compra.