Café Para Restaurantes: Cuáles Son Los Más Adecuados

Última actualización: 10/10/2022

Muchos son los amantes que este grano tiene alrededor del mundo. Esta bebida se consume a diario y en diferentes momentos del día. En muchas ocasiones después de comer se nos antoja una buena taza de café, pero no sabemos cuál es la mejor y los del servicio tampoco. Por eso, hoy te contamos cuáles son las mejores preparaciones de café para restaurantes.

Mejores preparaciones de café para restaurantes

Suele ser muy común que al momento de ir a un restaurante no conozcan mucho de café como en las cafeterías. Es natural, su fuerte se centra en otros alimentos, aunque en los menús encontremos el café como oferta. Esto suele ser frecuente en aquellos locales que apenas están surgiendo. La pregunta por el café es constante, por lo que es mejor estar preparados lo más posible para poder brindarle una excelente atención a los clientes.

No te preocupes, nosotros te ayudamos con ello, hablando un poco de la pregunta: ¿Cuál es el mejor café para restaurantes? Pues bueno, puede sonar desconcertante, pero depende. Esta pregunta se debe analizar y contestar desde diferentes perspectivas y circunstancias. Nosotros consideramos que la manera más sencilla para abarcarla es a partir de los tres momentos principales del día.

Mejor café para restaurantes según el momento del día

No es lo mismo tomarse un café en la mañana que en la noche o en la tarde. Si te tomas un café largo en la noche de seguro no duermes, o si bebes un cortado doble después de un gran almuerzo lo que te espera es una fuerte indigestión. A continuación, hacemos una revisión de las principales horas para comer en el día:

NOTA: Antes de comenzar, debemos aclarar algo que aplica para las tres comidas: La recomendación depende de la cantidad y de la comida misma. Si la comida es rica en hierro, por ejemplo, es preferible no consumir café inmediatamente después de haber comido. Lo recomendable es una hora más tarde. No obstante, si no aguantas las ganas, puedes optar por un café corto y descafeinado, que es menos pesado.

Café para restaurantes

Desayuno

El desayuno es una de las principales y más importantes comidas del día. Es la primera que nos brinda energía para enfrentarnos en la rutina diaria. Sin embargo, a veces no es suficiente y necesitamos la ayuda de un café que nos recargue de energía. Lo más recomendable, teniendo en cuenta que el desayuno no debe ser pesado ni irritante, es un café largo o doble. Puede ser un café espresso, por ejemplo; incluso, un cortado doble.

Almuerzo

El almuerzo es una de las comidas más cargadas del día. Generalmente puede ser la más grande entre las tres principales. Aquí es donde mayor atención debes prestarle a la nota que te dejamos hace un rato. Nosotros te recomendamos que dejes pasar media o una hora para consumir café. Esto porque muchas personas son susceptibles a que el café les dé acidez de estómago. Sin embargo, si sabes que no perteneces a este grupo, puedes tomarte una taza sin líos después de almorzar.

Tomar café después de comer pesado tiene grandes beneficios, ya que ayuda sobre todo a quienes sufren de estreñimiento. Esta bebida hace que tengamos una mejor digestión; pues, según expertos, causa unas ciertas contracciones en el intestino. Lo anterior genera que la comida tenga un mejor proceso digestivo.

No obstante, insistimos en no consumir un café muy pesado. Por ejemplo, puede ser un espresso corto o un americano, pero también corto. Esto te ayudará a tener un poco más de energía y mejorar la digestión. No te recomendamos consumir ningún café cortado, ni con licor. Lo anterior, porque la interacción de la bebida con el almuerzo te puede hacer sentir pesado y que tengas una tarde desagradable.

Cena

La cena es normalmente la última comida del día, por lo que suele ser más ligera y en menores porciones que a la hora del almuerzo, por ejemplo (aunque sabemos que no siempre es así). Dependiendo de qué tan pesado o ligero sea el platillo, podrás escoger un café sólo o un cortado. Incluso entre algo un poco más fuerte, como con licor, por ejemplo.

No obstante, te sugerimos que siempre optes por una preparación descafeinada para que no tengas insomnio a la hora de dormir. Si te irritas fácilmente lo mejor es tomar un café descafeinado corto y solo. Así te evitas un mal rato cuando vayas a descansar. En caso de querer una bebida más fuerte, puedes pedir un carajillo o un café trifásico.

En conclusión, lo mejor es tener una amplia oferta en nuestro menú para poder abarcar las necesidades y requerimientos de los comensales lo más que se pueda. Sabemos que a veces puede ser complicado, pero puedes comenzar a incluir algunas preparaciones poco a poco hasta que logres tener una carta bien completa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.