Todo Sobre El Café De México: Características Principales

Última actualización: 12/01/2023

En nuestro blog ya hemos hablado en muchas ocasiones de Latinoamérica y sus diferentes países tan diferentes cada uno, pero a su vez tan importantes en lo que a la producción de café respecta. Sin embargo, es muy usual escuchar mucho del café de Colombia o de Brasil, incluso de Costa Rica, pero no mucho de México. Por eso, en esta ocasión te contaremos sobre el café de México y sus características más importantes. ¡No te lo pierdas!

Un poco de México

México es un país ubicado en Centroamérica y la parte más meridional de Norteamérica. Tiene fronteras con Estados Unidos, Guatemala, Belice, el Mar Caribe y el Océano Atlántico. Este país cuenta con una gran historia desde mucho antes de los tiempos de la conquista. Posterior a este suceso la cultura mexicana ha ido definiendo y moldeando una fuerte cultura nacional muy particular.

Cuando hablamos de México pensamos en los tacos o burritos, en sus hermosas playas, su espectacular cultura y ciudades o en su dialecto tan único. Podemos pensar un montón de cosas, menos en el café, cuando en realidad es tan importante para ellos.

Café de México

Café de México

El café es uno de los principales productos agrícolas que exportan en México. De hecho, representa casi la mitad de sus exportaciones agropecuarias, siendo casi que el 5 % del total de sus exportaciones. Este grano se produce, principalmente, en las zonas centro-sur del país, en lo que sería la Sierra Madre del Sur y la Sierra Madre Oriental, y sus alrededores.

Características del café de México

El café de México se cultiva en 12 estados, principalmente, siendo unas 711 000 hectáreas hasta el 2018. La gran mayoría de estos cultivos son a la sombra, lo que permiten una sostenibilidad ambiental y mejoran su calidad. Estos cultivos, a su vez, predominan en los 900 metros sobre el nivel del mar, aproximadamente, lo que representa unas condiciones favorables. Sin embargo, es posible encontrar cultivos en otros pisos térmicos.

Por otro lado, los granos de café mexicano suelen caracterizarse por ser de cuerpo suave y liviano, con unos sabores muy delicados. El cultivo de grano es principalmente de Arábica, pues la robusta representa apenas el 4 % aproximadamente. Además de ello, sus principales compradores internacionales son algunos países de la unión europea, Estados Unidos y Canadá.

Las 3 regiones más cafeteras de México

Si bien son 12 las regiones que más cultivan café en México, podemos destacar a Chiapas, Oaxaca y Veracruz como las más cafeteras porque cuentan con características y particularidades muy únicas:

Chiapas

En esta región fronteriza con Guatemala, el café se cultiva entre los 1 300 y 1 700 M.S.N.M. Este estado es el que mayor producción de café le entrega al país siendo aproximadamente el 40 % del total de café nacional.

Oaxaca

En este bello estado el café se cultiva entre los 900 y 1 650 MS.N.M. Esta es una zona con menos desarrollo tecnológico en el sector agrícola, pero aún así tiene uno de los mejores granos del país y un buen rendimiento en la producción, siendo uno de los más apetecidos. Cuenta con notas florales, frutales, a naranja y son de cuerpo cremoso.

Veracruz

La historia cuenta que fue el primer estado mexicano en el que se sembró la primera planta de café en los suelos mexicanos hacia el siglo XVIII. Sus finos y deliciosos granos de café se cultivan entre los 1 100 y los 1 600 M.S.N.M. y cuentan con notas frutales, a caramelo, panela y arándanos. Adicionalmente, cuentan con una delicadeza y una acidez brillante y definida.

La crisis cafetera

Lastimosamente, como hemos visto en otros países, las crisis cafeteras parecen ser recurrentes. En México todo iba bien con la producción cafetera, incluso hacia 1962 que se crea el Convenio Internacional del Café que ayudaba a mantener los precios altos y estables del grano en el mercado, ayudó mucho a la producción mexicana. Sin embargo, a partir de su disolución por presión de los Estados Unidos en 1989, comenzó un decrecimiento en las producciones.

Se estima que desde 1989 hasta 1995 la producción cayó un 6.6 %, representando una pérdida aproximada del 65 % para todos los productores de café. Hacia 1993 y 2003 la crisis fue más aguda, escalando a problemas económicos y sociales en todo el territorio nacional.

A partir de ello, la calidad del café mexicano comenzó a bajar notablemente. Esto debido a que más del 75 % dejaron de comprar abonos y cerca del 40 % pesticidas y fungicidas para cuidar los cultivos de plagas y enfermedades. Lo anterior a causa de los costos y bajo rendimiento de los cultivos.

Si no fuera suficiente, otro factor que se suma a la crisis cafetera es que muchos de los productores cafeteros comenzaron a envejecer al igual que los cultivos. Eso causó una brecha generacional, pues muchos caficultores jóvenes son los que deben tomar las riendas de las fincas y cultivos. Esto último no es del todo malo, pues se permite el uso y aplicación de nuevos conocimientos técnicos y tecnologías, que de hecho ha ayudado a superar un poco la crisis.

Para el año 2005 el sector cafetero de México enfrentó el peor año de exportaciones llegando apenas a 1.7 millones de sacos, aunque en 2006 se recuperó un poco subiendo a 4.2 millones. No obstante, sigue siendo una cifra considerablemente baja si se contrasta con exportaciones de años anteriores.

La forma más típica de tomar el café en México

El café de olla es la preparación típica por excelencia. Se hace calentando granos de café gruesos y enteros en ollas de barro llenas de agua. Esto se va mezclando poco a poco con canela y piloncillo. A pesar de ser la forma tradicional, no es común ver esta práctica en la ciudad. Si quieres ver esto, tendrás que visitar el campo, pequeños pueblos y ciudades o el mundo rural mexicano.

Sin embargo, a pesar de ser la forma típica no es la predominante. Según algunos estudios, gran parte del café que se consume internamente en México, que proviene de Vietnam y de Brasil mayoritariamente, es instantáneo. No obstante, siendo el mayor consumo, algunos hogares optan café lavado estandarizado, con perfiles frutales y una acidez poco marcada.

Se dice que el consumo de café per cápita de los mexicanos es de 1.3 kg anuales, aproximadamente. De los cuales se estima que son 2.7 millones de sacos de su propia producción interna. No obstante, es bien sabido que existe mucha entrada de café de contrabando desde Honduras y Guatemala, por lo que no se conoce el consumo preciso de los mexicanos teniendo en cuenta este último factor.

Estas son algunas de las características más importantes del café de México, ¿las conocías? Por cierto, ¿qué tal si te preparas un café a la mexicana?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.