Cómo Hacer El Café Perfecto

Última actualización: 16/01/2020

Cafés hay muchos, y se pueden elaborar de muchas formas. Pero si buscamos el café perfecto, entonces tenemos que dejar de lado nuestras apetencias personales, y ceñirnos a una serie de normas y cantidades fijas.

Para hacer el café perfecto en cafetera, no existe una metodología única. Depende del tipo de cafetera que vayamos a emplear, y, por consiguiente, de la clase de café que elaboremos. Así que vamos a contarte cómo se hace el café perfecto en función del método de extracción empleado.

Cómo hacer el café espresso perfecto

¿Qué necesitas para hacer un espresso perfecto?

Tiempo necesario: 1 minuto.

El tiempo total en realidad debe ser 25-30 segundos, más lo que tardes en los preparativos.

  1. Enciende la cafetera

    Parece de perogrullo, pero debemos asegurarnos de que la cafetera calienta el agua lo suficiente y para eso se necesita tiempo.

  2. Muele finamente el mejor café en grano que tengas en casa

    Puedes usar café premolido… pero no es lo más aconsejable si quieres obtener un espresso de calidad. Recuerda que para un espresso la molienda ha de ser fina.

  3. Pon la taza a calentar

    Sí, la taza donde vayas a servir el espresso debe estar caliente si no quieres que el café pierda toda la temperatura al caer sobre una taza fría.

  4. Dosifica 7 gramos del café molido en el filtro de tu máquina

    Sí, se puede hacer con más o menos gramos, pero si hablamos de perfección, debes usar siete.

  5. Prensa el café en el filtro

    Este paso es difícil de cuantificar, pero al poner en marcha la cafetera el café debe tardar unos 25 segundos en extraerse. Si sale más rápido, debes prensar el café molido un poco más. Si tarda más de esos 25 segundos, deberás compactarlo un poco menos. Prueba hasta que encuentres el punto justo para hacer tu café negro perfecto.

  6. Haz el café

    Pon en marcha tu máquina y asegúrate de que el café tarda 25 segundos en extraerse. Si no te sale… haz pequeños ajustes en la molienda (fina) y el prensado hasta conseguirlo. El volumen del café espresso ha de ser de unos 25 mililitros.

Después solo tienes que añadirle a tu gusto para hacer el café con leche perfecto, o un café cortado, etcétera.

Cómo se hace el café americano perfecto

¿Qué necesitas para hacer el café americano perfecto?

  • Un café espresso.
  • Un hervidor de agua (o agua caliente hervida por tu cuenta).
  • Una taza grande.

Para hacer un café americano perfecto, debes diluir el espresso (tal como lo hemos elaborado en el apartado anterior) en agua caliente. Simplemente coge el espresso, y échale encima aproximadamente la misma cantidad de agua caliente. La proporción ideal debe ser de 50%-50%. Otra cosa ya es el gusto y el paladar de cada uno, claro.

Café perfecto con cafetera italiana

Para hacer un café perfecto con una cafetera italiana (que seguirá siendo espresso, pero diferente del que hacemos con las cafeteras eléctricas), debes cuidar los siguientes detalles:

  • La molienda no debe ser excesivamente fina (sí fina, pero no extra-fina), porque si no se puede generar excesiva presión. Ligeramente más gruesa que la que usarías en una cafetera express eléctrica.
  • Pon agua caliente siempre por debajo de la válvula de seguridad. Sí, has leído bien: el agua ya debe estar un poco caliente. Así necesitarás menos tiempo para que suba.
  • No prenses el café molido en el filtro. En vez de eso, simplemente dale unos golpecitos (por ejemplo, con una cuchara en el borde exterior) para que se asiente y se distribuya de manera uniforme por toda la superficie, que debe quedar totalmente lisa y plana. Pero en una cafetera italiana moka, el café molido no se compacta.
  • No te olvides de vigilar: retira la cafetera del fuego inmediatamente en cuanto suba.

Este vídeo de Kim Ossenblok lo explica a la perfección:

Cómo hacer el café de filtro perfecto

En España hay dos grandes vertientes o preferencias mayoritarias en cuanto a la elaboración del café: el espresso, o el de filtro. En este apartado nos referimos a este último, el café por goteo tan apreciado por los americanos y que en nuestro país cuenta también con muchos adeptos.

¿Qué necesito para hacer un café de filtro perfecto?

Cómo se hace el café de filtro perfecto paso a paso:

  • Primero, muele tu café en grano favorito con una finura media. La molienda no debe ser fina del todo. Puedes usar café premolido del que compras en el supermercado, claro que sí, pero si hablamos de perfección necesitamos la frescura del café recién molido.
  • Sirve el café recién molido en el filtro, y pon en marcha la cafetera. La cantidad aproximada debe ser de 60 gramos por cada litro de agua. No compactes ni presiones el café en el filtro: eso lo dejamos para cuando hagamos espressos.
  • Esto último ya no depende de ti sino de la máquina, pero los mejores resultados se consiguen cuando la cafetera vierte el agua de manera homogénea por todo el cono de café (sistema de rociado), y no siempre por el mismo punto.

Para obtener distintos matices en el sabor del café, haz ligeros ajustes en la molienda hasta obtener el resultado deseado. Pero recuerda que ha de ser siempre media, ni muy fina ni gruesa del todo. El tiempo total de filtrado no debe superar los 6 minutos para un depósito de aprox. 1 litro.

Cómo hacer el café instantáneo perfecto

El café soluble o instantáneo parece que tiene menos trabajo que otros, porque ya viene en un sobre o bote y pensamos que basta con echarle agua encima y removerlo. Sin embargo, hay dos detalles importantes que debemos cuidar para hacer un café instantáneo perfecto:

  • Utiliza preferentemente café liofilizado, y no simplemente secado por aspersión. Son dos formas distintas de deshidratar el café, y la liofilización normalmente ofrece un mejor sabor. Si no estás seguro, lo distinguirás porque normalmente viene en gránulos de mayor tamaño, mientras que el café instantáneo secado por aspersión tiene más aspecto de polvo molido.
  • Humedece ligeramente el café antes de verter el agua caliente. Le viertes unas gotitas o un chorro de agua pequeño en la taza y lo remueves un poco. Exactamente igual que el sistema de pre-infusión que tienen algunas máquinas de espresso. Después ya sí, añade el agua caliente y la leche a tu gusto.

¿El café perfecto existe? ¿Cuántas clases hay?

¿Hay más tipos de café? Sí, hay casi tantos tipos de café como cafeteras distintas, pero no vamos a extendernos en todas. Por ejemplo, las cafeteras de cápsulas o las superautomáticas ponen el foco en la comodidad y el automatismo, de modo que se lo dan al usuario todo hecho. Hay poco margen de actuación, y el consumidor se tiene que “conformar” con el resultado que le ofrezcan. Hay matices en esta afirmación, por supuesto, pero para que nos entendamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Responsable: José Mª Ávila Román. Finalidad: Moderación y control de comentarios. Legitimación: Gracias a tu consentimiento. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición enviando un email a contacto@comprarmicafetera.comMás Información: Política de Privacidad.