Café Hervido

Última actualización: 19/06/2019

El café hervido es una forma de elaborar café por infusión, como puede ser por ejemplo la prensa francesa o el café cold brew. La diferencia con estos métodos es que para preparar café hervido echamos el café molido dentro del agua (casi) hirviendo, y no al revés (incorporar el agua al café).

Algunas elaboraciones tradicionales de café hervido son, por ejemplo, el café turco, el café en la arena, o el popular café de olla. Por supuesto, preparar café hervido también es una buena manera de hacer café sin cafetera.

Hay muchas recetas de café hervido, pero la forma de elaborarlo es esencialmente la misma. Nosotros vamos a detenernos justo en ese proceso básico, para darlo a conocer, y para despejar algunas de las dudas más frecuentes que tienen nuestros lectores acerca de este tipo de café tradicional.

¿Qué es el café hervido?

El café hervido es un método de preparación diríamos que secular, muy antiguo, y que sigue siendo muy popular en determinadas regiones del mundo. Puede tener ciertas similitudes con el café de puchero, o de olla, del que ya hemos hablado en nuestra web.

Si quisiéramos ser simples, diríamos que el café hervido es tan solo el proceso de mezclar café y agua hirviendo. Sin embargo, las variaciones son múltiples y afectan al resultado final de manera categórica: en qué momento se sirve el café, el usamos más o menos cantidad de café molido, qué grosor debe tener el café, por cuánto tiempo lo dejamos dentro del agua para que infusione… todos estos son parámetros que van a diferenciar un café hervido de otro, y que consiguen que ninguna preparación sea igual a otra.

Café hervido: cómo hacerlo

Foto extraída del canal Youtube La Cocina de Carbón

En los próximos apartados vamos a desgranar cada una de estas variables:

¿Qué agua utilizamos?

Más que en otros métodos de preparación, el café hervido toma gran parte del sabor del agua con que se elabora. Así que te aconsejamos usar siempre agua mineral, y lo más neutra posible. Ya sabes que incluso entre las distintas marcas de agua mineral pueden existir diferencias de sabor.

Temperatura del agua

No se debe nunca echar el café dentro del agua hirviendo, sino más bien “justo después de hervir”.  Ya conoces el popular dicho de “café hervido, café perdido“. Es decir, retira el agua del fuego, espera unos segundos, y entonces echa el café molido para que infusione.

Lógicamente, cuanto más esperes algo más fría estará el agua. Los sabores más amargos se extraerán con el agua más caliente, así que este es un parámetro que también podrás controlar.

Otra posibilidad es usar agua del grifo, pero previamente purificada con una jarra Brita.

Grosor de la molienda

El café de puchero, por ejemplo, se elabora con una molienda más bien gruesa. En realidad, para hacer café hervido puedes usar cualquier tipo de molido. Cuanto más fino sea, más superficie del café estará en contacto con el agua, y por tanto más amargo e intenso será el sabor.

El café turco, por ejemplo, que no se filtra, es un tipo de café hervido que se elabora con una molienda prácticamente tipo polvo.

Tiempo de  hervor

Esto sucede también en otros métodos de infusionado de café, como puede ser la prensa francesa. Cuanto más tiempo pase dentro del agua, se extraerán más aceites del café, y por tanto el resultado será más amargo y con más cafeína.

https://www.youtube.com/watch?v=jchsqJAjEFM

¿Cómo se hace el café hervido?

  1. Ponemos agua a hervir. Hay que usar solo el agua necesaria para el café que se vaya a consumir.
  2. Justo en el punto de ebullición, la retiramos del fuego.
  3. Echamos el café molido. La proporción puede ser de una cucharada grande por taza, pero esto es algo que se debe ajustar a gusto del consumidor.
  4. Se tapa con un paño durante unos minutos (puedes probar con 3 o 4 para empezar, pero esta es otra variable que deberás ajustar a tu gusto, como hemos explicado antes).
  5. Por último, hay que colar el café para retirar los posos, y servirlo inmediatamente.

Pero… ¿El café hervido es malo?

No necesariamente. Pero siempre conviene filtrarlo bien para evitar que los posos y los diterpenos pasen a la bebida que nos vamos a tomar.

Tampoco es recomendable tomarlo de un día para otro, porque el amargor se incrementa con el tiempo que el café está en contacto con el agua. Todos los cafés infusionados deben tomarse en el momento, y se debe descartar cualquier cantidad sobrante.

Café para hervir, ¿cuál compro?

No es necesario que compremos un tipo específico de café para hacer café hervido. Lo recomendable es comprar el café en grano que más nos guste, y molerlo nosotros en casa. De esta manera, podrás probar con diversos grosores de molienda, que afectarán al sabor final del café, hasta dar con el que más te guste.

Por este motivo, no recomendamos comprar café empaquetado molido de antemano. No podrás jugar con esta variable del grosor de la molienda.

Café hervido tipo escandinavo

El café hervido es un método que se emplea mucho en los países escandinavos, sobre todo en Noruega y en Suecia. Por este motivo, se suele conocer también como café hervido de tipo escandinavo. Y además se trata de una preparación distinta, ya que le añaden un curioso ingrediente extra al café de toda la vida. ¿Quieres conocerlo?

Ingredientes para hacer café hervido escandinavo

  • Agua fría.
  • Agua hirviendo.
  • Café molido.
  • Un huevo crudo.

Cómo se hace el café escandinavo (con huevo, sí)

Como en todo café hervido, lo primero que vamos a hacer es poner el agua a hervir. Mientras tanto, vamos a mezclar en un bol o un plato hondo lo siguiente:

  • Una cucharada grande de café molido por cada taza que vayamos a tomar. Es decir, si vamos a hacer cuatro tazas, pues ponemos cuatro cucharadas.
  • De igual forma, ponemos tantas cucharadas pequeñas de agua fría, como tazas vayamos a tomar.
  • Y el hueco crudo.

Debemos remover bien esta peculiar mezcla de agua fría, café molido, y agua fría (el agua fría solo sirve para ayudar a ligar los otros dos ingredientes, no te preocupes).

Seguidamente, añadimos la mezcla al agua hirviendo que tenemos en la olla. Lo dejamos hervir todo durante tres minutos, y luego lo retiramos del fuego y le añadimos de inmediato un vaso de agua fría para cortar el hervor.

Por último, lo colamos bien (debe servirnos un colador de cocina, de los finos) y lo servimos directamente en taza. ¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Responsable: José Mª Ávila Román. Finalidad: Moderación y control de comentarios. Legitimación: Gracias a tu consentimiento. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición enviando un email a contacto@comprarmicafetera.comMás Información: Política de Privacidad.