Café Árabe

En general hay mucha confusión con la denominación genérica del café árabe, porque muchas veces se confunde con el café turco, el café del Líbano, o con otras variantes como el café en la arena, que son típicas también de aquellas regiones pero que no siguen la misma receta que explicamos aquí. El café árabe en muchos países recibe el nombre de gahwa o kahwa (palabra que significa café, en árabe).

Para no tener dudas sobre qué es el café árabe y qué no es, te lo vamos a explicar de manera muy concisa: el café árabe es un café con especias (luego veremos cuáles), y siendo muy muy simples podríamos decir que se trata de un café aromatizado. Este detalle es mucho más importante para hacer un café árabe auténtico que el método de preparación o la técnica que usemos para elaborarlo. El café turco, que hemos apuntado antes, se hace de una manera muy parecida pero no lleva especias, por ejemplo.

El método de preparación es parecido al que se utiliza con el té árabe, mezclando los ingredientes en el agua y luego llevándolo todo a ebullición pero sin que hierva durante mucho rato. A esta preparación se la conoce también como café de Arabia o café marroquí. Como suele suceder con muchas tradiciones de Oriente, recibe diferentes nombres en función de la región donde se practique.

Ingredientes para hacer un auténtico café árabe con especias

Los ingredientes del café árabe son los siguientes:

  • Agua.
  • Café (preferiblemente café árabe en grano… aunque entendemos que esto puede ser difícil de conseguir en España).
  • Cardamomo.
  • Azafrán.
  • Canela.

Las especias del café árabe son opcionales y se añaden al gusto, aunque si tenemos que referirnos a una variante típica y tradicional optaríamos por el azafrán, la canela y el cardamomo. Sin embargo, hay quien también utiliza un poco de orégano, clavos de olor, nuez moscada, un poquito de pimienta, anís estrellado, etcétera.

El auténtico café árabe se hace en una cafetera de cobre o una jarra cafetera, pero si estás en España lo más parecido de lo que solemos tener en casa es la cafetera italiana de toda la vida. Una de ellas te servirá, aunque recuerda que el típico café árabe no es espresso ni se prepara con filtro.

Si las tienes en casa, puedes usar también una de las clásicas teteras arábes o jarras cafeteras con mango (algo más grandes que las cafeteras turcos o Ibrik, más pequeñas).

¿Cómo se hace el café árabe? Receta paso a paso

Tiempo necesario: 10 minutos.

Con independencia de las especias y el tipo de café que utilices en su elaboración, la receta del café árabe es fácil y sigue siempre una serie de pasos fijos. Son los siguientes:

  1. Servimos el agua en una cafetera árabe o recipiente similar que podamos poner al fuego

    Recuerda usar tanta cantidad de agua como café desees obtener.

  2. Echa dentro del agua todos los ingredientes juntos

    Primero el café molido, y posteriormente las especies que utilices en la medida que prefieras. Como consejos, te recomendamos usar siempre café en grano y molerlo justo antes de echarlo en la cafetera. Y si usas semillas de cardamomo enteras, tritúralas un poco antes de echarlas al agua.

  3. Remover bien la mezcla

    Es muy importante que todos los ingredientes queden repartidos y mezclados de manera homogénea en el agua. De otro modo, al alcanzar el punto de ebullición los aromas no van a salir equilibrados.

  4. Una vez removidos y mezclados los ingredientes, poner sobre el fuego y llevar a punto de ebullición

    Debemos retirar la cafetera del fuego justo cuando empiecen a salir las primeras burbujas o espuma. No hay que demorarse mucho.

¿Cómo es el café árabe? ¿A qué sabe? Bien, pues como te puedes imaginar se trata de un café muy aromático, como todo lo que impregna a la gastronomía árabe. El sabor y los aromas son muy diferentes de los que estamos acostumbrados a probar en España, y en líneas generales se trata de un café algo más ligero (menos cargado) pero de sabor más intenso que los que tomamos aquí.

Consejos antes de preparar el café árabe tradicional

Lo mismo que sucede con el café de pota gallego, el café árabe tiene un componente de ritual y tradición absolutamente clave en su personalidad. Por ese motivo, y además de saber cómo hacer la receta del café árabe con los pasos que te hemos dado, también conviene tener en cuenta algunos detalles para conseguir una experiencia redonda y auténtica.

  • El café árabe normalmente no lleva azúcar, principalmente por dos motivos: primero, las especias realizan esa misma función. Y segundo: el café en Arabia se suele servir acompañado por dulces típicos, o alimentos realmente dulces como pueden ser los dátiles, orejones o algunos frutos secos. Tampoco se suele tomar con leche.
  • El ritual del café árabe es patrimonio inmaterial de la humanidad. Es mucho más que ofrecer una bebida: se considera un símbolo de generosidad y hospitalidad propia de esta cultura.
  • Siendo estrictos, deberíamos prepararlo con café de Arabia en grano, con un tueste muy breve (se podrían incluso tostar en una sartén en casa) y triturándolos en un mortero, machacando bien los granos.
  • Las tazas de café árabe no se suelen llenar del todo, y se debe servir en tazas o vasitos pequeños.
  • A la hora de servirlo directamente desde la cafetera, hay que hacerlo despacio porque los posos y borras del café no deben pasar a la taza. Hay quien lo cuela incluso con un colador muy fino para evitar esto.
  • Cuando se sirve el café no hay que tomarlo inmediatamente. Hay que esperar unos segundos para que el café y los posibles restos se bajen al fondo de la taza.

Puntúa si te ha gustado:

Puntuación media: 0 / 5. Nº de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.