Vino de Café

De acuerdo, quizás el vino de café no es la bebida más popular del mundo. Es probable, incluso que muchos de vosotros estéis leyendo acerca de ella por primera vez justo en estos momentos. Se trata de una receta que se elabora con vino y café (sí, lo has adivinado), que resulta muy atractiva pero que debe equilibrarse con gran precisión. No debemos confundirla con el licor de café, que se elabora a partir de otras bebidas espirituosas y que no tiene nada que ver con el vino.

Para preparar el vino de café, realmente no hace falta vino propiamente dicho, sino únicamente los taninos y un poco de levadura de vino. ¿No sabes qué son los taninos del vino? Pues se trata simplemente de una sustancia química natural, presente en el vino (más en el tinto que en el blanco) y que procede de las partes sólidas de los racimos de uvas, como pueden ser la piel o las pepitas.

La esencia de esta receta de vino de café es utilizar los elementos comunes que tienen ambas bebidas, para que el café potencie las cualidades naturales del vino.

No olvidemos que tanto el vino como los granos de algunas variedades de café se dejan reposar para mejorar algunas de sus propiedades, y por supuesto los matices y el aroma juegan un papel fundamental en la cata de ambos elementos.

Ingredientes del vino de café casero

Para hacer vino de café casero, solo necesitas los siguientes ingredientes:

  • 250 gramos de café en grano.
  • Un cuarto de cucharadita de taninos del vino.
  • Una cucharadita de levadura de vino.
  • 3,5 litros de agua.
  • 1 kilo de azúcar moreno.
  • 1 cucharadita de levadura.
  • Media cucharadita de ácido cítrico.
Receta del vino de café: preparación

Cómo se hace el vino de café: Preparación

La receta del vino de café casero tiene la ventaja de que es muy sencilla, y puedes hacerla tú mismo en casa sin mayores complicaciones. Lo único importante es respetar al máximo las cantidades y los ingredientes propuestos. Vamos a ver a continuación cómo hacer el vino de café en casa:

  1. Ponemos a hervir el agua en una olla o cazo grande.
  2. Cuando comience a hervir, echamos el azúcar moreno y lo vamos removiendo despacio hasta que quede completamente disuelto.
  3. Ahora echamos los granos de café, y los dejamos hasta que el agua hierva de nuevo. Importante: en la receta del vino de café, se utilizan los granos de café enteros, sin moler.
  4. Justo cuando comience a hervir de nuevo, retiramos la olla del fuego y dejamos que todo se enfríe completamente.
  5. Cuando nos hayamos asegurado de que el agua está fría, colamos toda la mezcla para separar los granos de café. Estos últimos los desechamos (ya han cumplido su función). A la mezcla restante, le añadimos la levadura de vino.
  6. En otro recipiente independiente, mezclamos la levadura normal, los taninos del vino y el ácido cítrico.
  7. Cuando tengamos las dos mezclas ya listas, las juntamos en el mismo recipiente, y lo cubrimos todo con un paño. En este punto comenzará el proceso de fermentación.
  8. A partir de este punto, lo más adecuado es echar la mezcla en un recipiente cerrado herméticamente, y al aire libre. Debemos dejar madurar nuestro vino de café durante 60 días como mínimo.
  9. Una vez transcurridos estos dos meses de envejecimiento, podemos servirlo en una botella y situarlo definitivamente en nuestro botellero de vino preferido, para presumir y bebida artesanal hecha en casa.
Ejemplo de elaboración del vino de café casero