5 diferencias entre el café robusta y arábigo

Última actualización: 23/09/2021

Aunque se crea lo contrario, el café es una bebida multifacética que le permite a tu paladar acceder a muchas sensaciones y sabores. Las diferencias entre el café arábigo y el café robusta permiten que los consumidores se inclinen más por una de las variedades. A continuación, conocerás algunas de las diferencias entre estos tipos de café.

☕ 5 diferencias entre el café robusta y arábigo - Índice

1. Origen

Una de las diferencias entre el café robusta y el arábigo es el lugar de origen de donde provienen o donde son producidos a gran escala. En primer lugar, el café arábigo es originario de Etiopía, Sin embargo es mayormente cultivado en países latinos como Colombia y Brasil. Esto se debe al relieve geográfico de estos países, ya que el café arábigo se cultiva entre los 600 y 2.500 metros al nivel del mar.

Por lo general, la temperatura en estas zonas varía entre los 12 y 24 grados centígrados. En segundo lugar, el café robusta proviene de África occidental, aunque en la actualidad se cultiva en el sudeste asiático. De esta zona, Vietnam es hoy en día el principal productor, pues su relieve cuenta con las praderas y llanuras ideales para el cultivo que no superan los 700 metros sobre el nivel del mar.

2. Forma del grano

Al observar los granos de café, puede que todos sean muy similares a simple vista. Sin embargo, otra de las diferencias entre el café robusta y arábigo es su aspecto. Los granos del café arábigo son aplanados, largos y ligeramente más grandes. 

De igual forma, tienen una raya distintiva en la mitad de su cuerpo que es curvada y el color del grano antes de ser tostado es de un verde claro. Por otro lado, los granos de café robusta son un poco más gruesos, circulares y pequeños en comparación al arábigo. También cuentan con una línea distintiva, pero en su caso es más recta y el color del grano es verde pálido antes de ser tostado.

cafe-robusta-cafe-arabigo

3. Contenido de cafeína

Otra de las diferencias entre el café arábigo y robusta está en la cantidad de cafeína que tiene cada variedad. Por una parte, el café robusta tiene un porcentaje entre el 1,7% y 3,5% de cafeína. Por esta razón, es frecuente que los catadores se cataloguen este tipo de café como fuerte y áspero por su alto contenido de cafeína.

En contraste, el café arábigo se distingue por un porcentaje de cafeína entre el 0,7% y 1,5%. Como resultado, este tipo de café es el que más se consume a nivel mundial. Como curiosidad, el porcentaje de cafeína del café robusta ocasiona una resistencia más alta a las plagas que afectan el cultivo de café.

4. Sabor

Teniendo en cuenta la diferencia anterior, el porcentaje de cafeína de cada variedad cambia el sabor de la bebida. Por lo tanto, una de las diferencias entre el café robusta y el café arábigo es que el primero brinda una bebida más fuerte o amarga. Generalmente, ofrece sensaciones ásperas o secas.

El café arábigo por su parte, permite que se disfrute de una bebida más delicada con amplia variedad de notas o sabores. Entre estos están el aroma a flores, frutos cítricos y sabores a caramelo o chocolate. Aunque esta variedad sea más consumida, el café robusta también empieza a abrirse campo entre los catadores de café y personas del común que prefieren su sabor más fuerte.

granos-de-cafe

5. Molienda

La forma de moler el café marca otra diferencia entre las dos variedades de café ya señaladas. En caso hipotético, si desearas prepararte una taza de café espresso al estilo italiano con café arábigo y otra con café robusta, la diferencia entre ambas tazas sería la molienda de la presentación. Lo más probable sería que el café robusta sea más fina, pues los granos de esta variedad son más duros que los granos de café arábigo.

Con la taza de robusta tendrías una bebida con más cuerpo, una crema más gruesa y un sabor más fuerte y amargo. En el caso de la taza de café arábigo, su sabor será más dulce, aunque puede tener algunas notas amargas. En conclusión, la variedad arábiga es más comercializada por su aroma y sabor.

Como pudiste apreciar, los dos tipos de café presentan varias diferencias en su constitución física y sus componentes. Sus sabores, su consistencia y su valor en el mercado son algunas de las diferencias más conocidas. Sin embargo, las características intrínsecas de cada tipo de grano aún no son muy conocidas por muchas personas, por lo que una de las variedades es más valorada que la otra.

Puntúa si te ha gustado:

Puntuación media: 0 / 5. Nº de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.