¿Qué es el panarello en una cafetera?

Última actualización: 18/05/2020

El panarello es uno de esos instrumentos de las cafeteras express que pasa casi desapercibido en el día a día. Lo usamos, disfrutamos de nuestra espuma de leche, y no nos paramos a pensar mucho más en él. Sin embargo, no muchos usuarios conocen realmente qué es el panarello en una cafetera. Sabemos para qué sirve, y poco más.

Resulta que el panarello es un “invento” o tecnología relativamente reciente en la industria de las cafeteras domésticas, y no es lo mismo que un vaporizador o lanceta tradicional.

Sí amigos: hay cafeteras con panarello, y cafeteras con vaporizador. No son lo mismo. ¿Sorprendido? Bueno, pues no te preocupes porque en esta página te lo vamos a explicar todo.

Detalle del vaporizador de la cafetera LaPiccola Sara Vapore

¿Qué es el panarello exactamente?

Un panarello es básicamente un sistema mejorado o una evolución de clásico vaporizador de leche de las cafeteras domésticas.

El truco reside en que el panarello, además de vapor de agua, inyecta en la leche una ínfima cantidad de aire. Es casi inapreciable, en forma de microburbujas, pero suficiente para que el usuario obtenga una espuma de leche cremosa y densa, mágicamente, sin mover ni un dedo ni tener en cuenta ninguna de las pautas o cánones tradicionales de la emulsión de lácteos.

Con un vaporizador normal, por contra, debemos tener algunos conocimientos básicos de barista para obtener una espuma de leche correcta para servir en nuestras preparaciones.

Esto es un vaporizador, lanceta o lanza vaporizadora convencional.

Para conseguir este efecto, el panarello de las cafeteras se vale de un pequeño agujero que permite la entrada del aire que después se va a insuflar a la leche. Si observamos el grueso tubo de salida desde cerca, lo podremos ver. Luego mostraremos una foto de primer plano con este ejemplo.

Imagen del vaporizador de la Ikohs Tazzia
Esto es un panarello, mucho más grueso que el tubo vaporizador tradicional, que va por dentro. Si te fijas bien, puedes ver el agujero de entrada de aire.

En la actualidad, muchas de las cafeteras express manuales y todas las cafeteras superautomáticas montan un panarello (o autocappuccinador, o cada una con el nombre que le ponga el fabricante) en lugar de una lanceta tradicional, cuya presencia es cada vez más escasa en el mercado.

¿Por qué existen los panarellos?

Los panarellos existen, fundamentalmente, por una cuestión práctica, y no solo por “ayudar” al usuario a conseguir una mejor espuma sin esfuerzo.

La verdadera razón de la existencia de los panarellos es que las máquinas de café domésticas montan calderas muy pequeñas, proporcionadas al tamaño normal del depósito y una cantidad pequeña de servicios al cabo del día.

En consecuencia, si hacemos un café espresso tenemos que esperar un rato antes de que la caldera se vuelva a llenar y el agua se caliente hasta más de 100ºC para poder generar vapor y expulsarlo. Además, la cantidad de agua no es mucha, y la fuerza del vapor insuficiente para emulsionar la leche como es debido.

Con un panarello, este problema se alivia bastante, ya que la inyección del aire permite crear la espuma con menos vapor del que necesita una lanza vaporizador tradicional.

Este es el motivo por el cual raramente veremos un panarello en una cafetera profesional de hostelería: no es necesario. La máquina tendrá fuerza y capacidad suficiente para que la expulsión del vapor tenga la potencia deseada.

Diferencias entre el panarello y la lanza vaporizadora

La lanceta o vaporizador tradicional de las cafeteras solamente inyecta vapor a la leche.

Un panarello, además del vapor, inyecta pequeñas microburbujas de aire en la leche. La airea más. Consigue una espuma más densa, aunque también más artificial, con menos esfuerzo y con menos destreza por parte del usuario.

Distinguimos a simple vista el pequeño agujero que sirve para la entrada de aire y que permite al panarello inyectar microburbujas en la leche.

Las diferencias, si revisas las fotografías anteriores, también son evidentes a simple vista:

La lanza vaporizadora no es más que un tubo de acero inoxidable, muy fino.

El panarello, por contra, es más grueso y consta de varios componentes más pequeños, como una manga de plástico que recubre el tubo, o un tapón. En el siguiente apartado podemos conocerlos más de cerca:

Entendiendo las partes de un panarello

Este apartado debemos tomarlo simplemente como referencia, puesto que no existen un estándar en cuando a la tipología y forma de los panarellos, y cada cafetera o cada marca fabrica sus propios dispositivos como les conviene.

Un panarello, si lo desmontamos, consta de las siguientes partes o componentes esenciales que recubren a la lanceta vaporizadora original. Unas arandelas que facilitan la integración sobre el tubo de acero, un tapón, una manija o varita interior, y una manga final de emulsión es la que entra en contacto con la leche y la que alberga el sistema de recogida e inyección del aire.

La imagen la hemos sacado del canal de Youtube de Whole Latte Love

A veces se puede incluso “transformar” o pasar de tener una lanceta vaporizadora a disponer de un sistema similar al panarello. Para ello basta con acoplar una boquilla y una manga de emulsión al tubo del vaporizador original, que nos ayudará a conseguir ese efecto del panarello con la infusión del aire. En este caso, la manga (que es la pieza más grande de la foto) es la que lleva el característico agujerito que hemos mencionado antes.

Boquilla interna y manga de aire de un panarello.

Cómo se usa un panarello: Todo lo que debes saber

El uso de los panarellos viene marcado por el fabricante, debido a que cada uno utiliza su propia tecnología y funciones. Pero, en esencia, el uso es el mismo que el de un vaporizador de lanza. Activamos la función en la cafetera, introducimos el panarello en la leche, y aplicamos el vapor durante unos segundos.

Gracias a la acción del aire, no es necesario casi ni que estemos pendientes de mover la leche o de calibrar bien la distancia restante entre la boquilla de salida del vapor y el fondo del recipiente donde está emulsionando. Es un sistema de emulsión (sin que suene peyorativo), totalmente para dummies.

Para saber más acerca de cómo se utiliza el panarello de la cafetera, te recomendamos que leas los siguientes artículos.

¿Para qué se usa un panarello?

El panarello de una cafetera tiene esencialmente dos funciones:

  • Emulsionar leche.
  • Servir agua caliente.

En algunos modelos, el servicio de agua caliente se realiza a través de un tubo independiente, pero en la mayoría de cafeteras domésticas es el panarello el que ejecute esta doble salida.

Como es lógico, la cafetera emplea dos temperaturas diferentes dependiendo del servicio que elijamos. Para emulsionar la leche, el panarello expulsa vapor de agua. Y para ello la caldera debe calentar previamente el agua por encima de los 100ºC.

Para servir agua caliente, naturalmente, la temperatura necesaria es menor.

En resumen, con un panarello instalado en tu cafetera puedes hacer lo mismo que con un espumador de leche convencional. La diferencia es que el panarello ya lo llevas instalado en tu máquina, y se aprovecha del termostato y la caldera que ya lleva la cafetera para calentar el agua hasta una temperatura suficiente para que pueda convertirse en vapor, expulsado por la lanza.

Y también, como ya hemos repetido, la “ventaja” o la pequeña ayudita de la inyección de aire que permite que la espuma salga siempre densa, a costa de una menor pureza. Porque las burbujas de aire, no lo olvidemos, terminan deshaciéndose al cabo del tiempo.

Algunas marcas incorporan algunas funciones extra en sus panarellos, como puede ser algún interruptor o intercambiador de funciones para emulsionar leche o solo calentar leche (sin crear espuma). Es el caso, por ejemplo, de los panarellos Delonghi:

Foto de la Delonghi ECAM 45.326
Esto es un panarello, concretamente el que suele montar Delonghi en toda su gama.

Mantenimiento y limpieza del panarello de tu máquina de café

Los cuidados básicos de un panarello son casi los mismos que ya conocemos para las lanzas vaporizadoras.

  1. Limpia los restos de leche con un paño húmedo

    Después de emulsionar leche, siempre debemos retirar los restos que queden en la boca del tubo.

  2. Deja salir un chorro de vapor, fuerte y breve, tras el uso.

    Esta breve ráfaga de vapor ayudará a expulsar los restos de leches que hayan quedado en el interior de la boquilla, y que no se hayan podido retirar con un paño en el paso anterior.

  3. Periódicamente, deja salir un ciclo de agua caliente por el tubo vaporizador.

    Esto ayudará a que no se formen sedimentos ni queden restos de leche en los conductos internos del sistema.

  4. Desmonta y limpia a mano los componentes no metálicos del panarello

    La diferencia material entre el vaporizador y el panarello son los componentes adicionales que lleva, como hemos visto antes. La manga o boquilla, aparte de las tapaderas y las piezas interiores, pueden ser de plástico o de goma, según dónde estén situadas. Deben desmontarse (si es posible) y limpiarse a conciencia, usando una bayeta o trapo húmedo, para asegurarnos de que tampoco en ellos queda ningún resto orgánico procedente de la leche.

Y si ya quieres ir al nivel profesional, echa un vistazo al siguiente vídeo para limpiar el panarello de tu cafetera:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Responsable: José Mª Ávila Román. Finalidad: Moderación y control de comentarios. Legitimación: Gracias a tu consentimiento. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición enviando un email a contacto@comprarmicafetera.comMás Información: Política de Privacidad.