¿Cómo afecta la cafeína a los niños?

Última actualización: 06/12/2020

Conozcamos los efectos de la cafeína en los niños a través de este breve artículo, porque sorprendentemente en muchas partes del mundo y numerosos sectores de la sociedad se siguen preguntando si pueden los niños tomar café, y a qué edades podrían empezar a hacerlo.

Está claro que el café es una de las bebidas naturales más consumidas y populares en todo el mundo, y tiene numerosas propiedades beneficiosas probadas… pero esto no significa que los niños puedan tomar café. Y a través de estas líneas vamos a conocer por qué.

En definitiva, esperamos que tras leer este pequeño reportaje se disipen todas tus dudas acerca de si pueden los niños tomar cafeína.

Pero entonces… ¿los niños pueden tomar cafeína?

Bueno, pues esto es como todo. Por poder, pueden, pero no es nada recomendable. También toman coca-cola antes de lo debido, y ahí siguen.

El motivo por el cual los niños no pueden tomar café es que la cafeína si se toma en exceso tiene numerosos efectos secundarios, por todos conocidos (nerviosismo, irritabilidad, insomnio, taquicardias…). Y esos efectos, en el caso de los niños, se producen con una dosis muchísimo menor, ya que su cuerpo y su masa son mucho menores que los de una persona adulta. Esta es también la razón por la que no se aconseja tomar café durante el embarazo.

Y, por otro lado, los efectos positivos del café no tienen ningún sentido si los aplicamos a niños pequeños, cuya principal ocupación en el mundo debería ser jugar y relacionarse con sus semejantes.

Resumiendo: las ventajas del café no se dan para niños, y sus desventajas van a manifestarse con mucha mayor fuerza que en los adultos. Ese es el motivo principal por el que los niños no deben tomar café.

Y no, en un niño ni siquiera vale el café descafeinado porque, aunque en pequeñas cantidades, esta versión también lleva cafeína. Descúbrelo aquí: ¿Cuánta cafeína tiene el café descafeinado?

Ls reconocidos beneficios del café solo son aplicables cuando se toma en dosis moderadas y en personas ya adultas. Esas mismas dosis, en un niño, pueden tener consecuencias nada deseables.

¿A qué edad pueden los niños empezar a tomar café?

Antes de nada hay que aclarar que no es obligatorio tomar café, ni mucho menos. Muchas personas adultas llegan a mayores sin haber probado el café, y no pasa nada.

Bien, para saber a qué edad se puede empezar a tomar café no existe una única regla. Depende normalmente del peso y de la cafeína que ya consuman presente en otro tipo de alimentos. Por lo general, no hay prisa para empezar a tomar café: cuanto más tarde mejor. E idealmente, cuando sean ya adultos.

Y… ¿Cómo afecta la cafeína a los adolescentes?

El café, por desgracia, se ha popularizado muchísimo como bebida “energética” en el sector estudiantil para aguantar el sueño y prolongar la concentración en esas largas noches de estudio en las jornadas previas a un examen.

No negamos que esta técnica pudiera servir de ayuda puntual a algunos estudiantes, pero el problema reside en que se tome como hábito. Los adolescentes, aunque ya tienen más cuerpo y resistencia que un niño, todavía no son adultos. Por tanto, los efectos negativos resultantes del exceso de café pueden notarlos en mayor medida que las personas adultas. Además, no olvidemos que los adolescentes tampoco tienen la edad mínima adecuada y deseable para tomar café con frecuencia.

Pero hay otra consecuencia aún peor: pueden desarrollar más rápido de lo normal una tolerancia al café -si lo consumen a menudo- que provocará que cada vez necesiten tomarlo en mayores cantidades para observar sus beneficios. Un círculo vicioso que a edades tan tempranas no puede terminar bien.

Está muy extendida la idea de que los chicos adolescentes toleran mejor el café que las chicas, o al menos podrían empezar a consumirlo a una edad más temprana. Esto puede ser cierto parcialmente, pero porque la tolerancia a la cafeína suele ir en función del peso de la persona, no de su sexo (como es lógico). Y el peso sí que puede ser estadísticamente mayor en los chicos jóvenes que en las féminas.

Y no olvidemos que, en el caso de los adolescentes, a la cantidad de cafeína que lleva el café hay que sumar la que llevan los refrescos de cola, el chocolate y demás alimentos que estos jóvenes suelen consumir en grandes cantidades.

Regla básica para calibrar el efecto de la cafeína en los adolescentes

Si tienes duda, quédate con esta regla básica: los jóvenes adolescentes no deberían tomar más de 2.5 miligramos de cafeína por cada kilo de peso corporal. Una taza puede tener en promedio alrededor de 90-100 miligramos de cafeína (puede ser más o menos, porque varía mucho en función del tipo de grano de café y su preparación), así que echa tus cuentas.

Una respuesta a “¿Cómo afecta la cafeína a los niños?”

  1. Arturo Martinez dice:

    Mis hijos han tomado café desde los 5 años y no tienen problema alguno, ya el mayor tiene 33 y prefiere el café a la Coca Cola, Desde niños acostumbramos platicar tomando una taza de café, no imagino las mismas charlas con un vaso de refresco. Esta tradición la inició mi esposa quien también tomaba café desde niña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Responsable: José Mª Ávila Román. Finalidad: Moderación y control de comentarios. Legitimación: Gracias a tu consentimiento. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición enviando un email a contacto (arroba) comprarmicafetera.com.Más Información: Política de Privacidad.