¿Qué Es El Café De Algarroba Y Cómo Se Prepara?

Última actualización: 14/09/2022

El mundo actual ha buscado diferentes alternativas a los alimentos tradicionales para reemplazarlos por opciones más sanas y amigables con el medio ambiente y la sociedad misma; el café no se escapa de estas dinámicas. En este artículo te contamos qué es el café de algarroba y cómo se prepara.

¿Qué es el café de algarroba?

El café de algarroba, al igual que el café de zanahoria o el café de trigo, es una alternativa al café tradicional que se ha intentado popularizar de un tiempo hacia acá. Esta bebida es un producto natural elaborado a partir de las vainas de algarrobas que se someten a un proceso, al igual que el grano de café, de tueste y molido para dar origen a esta nueva bebida.

Claramente es una alternativa diferente al café tradicional, pues cuenta con un origen y un grano algo distante de la semilla del café. Sin embargo, se le conoce como café de algarroba por estar sometido a un proceso casi idéntico y producir una bebida con características similares.

Beneficios del café de algarroba

Esta versión del café, por ser, igualmente, de origen natural; aporta grandes y diversos beneficios a quienes lo consumen, como ser una fuente de energía y proteína, además de no tener concentraciones de cafeína, evitando la ansiedad, temblores o insomnio que puede causarnos.

De la misma manera, aporta numerosos antioxidantes relacionados con la disminución del riesgo de padecer cáncer. Asimismo, ayuda a reducir los niveles del colesterol, combate la anemia y puede ser consumida por cualquier persona, bien sea un niño o un adulto mayor.

¿Cómo se prepara el café de algarrobas?

Como bien hemos mencionado ya, el café de algarroba tiene un proceso de elaboración y preparación idéntico al café tradicional, y por ello mismo lo podemos disfrutar tanto frío como caliente.

Café caliente

Para empezar tu día o amenizar tu tarde, solo basta con seguir la misma rutina como si se tratara de una taza de café tradicional. Es necesario que calientes el agua y una vez esté con la temperatura adecuada, hagas la infusión y listo. Tu taza de café quedará lista para ser tomada.

Café frío

Solo basta con preparar el café como lo hacemos normalmente: calientas el agua o la leche y hacemos la infusión con el café. Dejamos reposar y una vez esté frío puedes añadirle un poco de azúcar, unos cubos de hielo, y listo. También puedes batirlo para que quede un poco espumoso.

Asimismo, es posible hacer la infusión con el agua o la leche fría, pero no te lo recomendamos mucho. Esto por los diferentes procesos físico-químicos que tienen lugar en la mezcla del líquido con el grano y que se desarrollan más óptimamente con una temperatura elevada.

Y tú, ¿conocías el café de algarrobas? Cuéntanos tu experiencia con esta bebida y qué tal te ha parecido. Estaremos felices de leerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.