¿Por Qué Sorbemos El Café?

Última actualización: 30/08/2022

A diferencia de países como Japón, China o Corea en los que se espera que los comensales sorban la sopa o los fideos, en España y Latinoamérica esto se considera una falta de decoro en la mesa. Pero si está tan mal visto, ¿por qué sorbemos el café?

Puede que la mayoría de los mortales condenemos este acto, pero para los conocedores es algo esencial a la hora de beber café. Y es que resulta que sober el café forma parte de la cata, así que es indispensable para apreciar la calidad de los granos y conocer más sobre él.

Claro está que la cata no es exclusiva de productores, compradores o baristas. Si eres un aficionado del café, también puedes involucrarte en la degustación, ¡y comenzar a sober café! Aunque antes de hacerlo, mejor te explicamos por qué es necesario.

La pregunta del millón: ¿por qué sorbemos el café?

La cata de café sigue un procedimiento rigoroso que permite determinar si el café es de calidad o tiene defectos. En ella, se evalúa, entre otras cosas, lo siguiente:

  • Fragancia
  • Aroma
  • Gusto
  • Retronasal
  • Postgusto
  • Cuerpo

Como dijimos, sorber el café es fundamental en este proceso, ya que interviene en la apreciación del olfato retronasal y el cuerpo del café. Veamos cada uno por separado.

¿Qué es el olfato retronasal y cómo se relaciona con sober el café?

¿Te ha pasado que cuando comes o bebes los olores que emanan los alimentos en la boca llegan a las vías olfativas? Es probable que sí y esto, palabras más, palabras menos, es lo que se conoce como olfato retronasal.

¿Qué sucede? Cuando bebes café, debes soberlo (sí, haciendo ruido) para que puedas percibir mejor el sabor y el aroma, utilizando tu olfato retronasal. Y es que cuando el aroma del café sube por la nariz, es que se produce ese efecto estimulante por el que esta bebida es tan conocida.

¡Sorbemos para determinar el cuerpo del café!

El cuerpo del café se percibe en la boca. Después de todo, se trata de la sensación de peso y la textura de la bebida. Para ello, sorbemos un poco de café, dejamos descansar el líquido en la lengua y, de este modo, puedes percibir si tiene un cuerpo ligero o pesado, así como la textura que deja a su paso: suave, abierta, entre otros.

En definitiva, aunque sober el café pueda sonar o parecer poco agradable, es fundamental para apreciar los matices de esta bebida, conocerla y, ¿por qué no?, enamorarnos un poco más de sus bondades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.