Cómo Reconocer Los Defectos En El Café

Última actualización: 15/11/2022

En ciertas ocasiones nos tomamos una taza de café con un sabor algo diferente al que estamos habituados. Muchas veces debemos cambiar nuestra marca de confianza porque está agotada o algo similar. En estas situaciones es recurrente sentir que el café que consumimos no es el mejor o que tal vez pueda tener alguna anomalía. En esta ocasión te enseñamos a reconocer los defectos en el café.

Qué son los defectos en el café

De seguro habrás escuchado que los alimentos, incluido el café, deben cumplir con algunos estándares de control y calidad. Cuando los granos no cumplen con dichos estándares se puede decir que viene con algún defecto.

Los defectos en el café pueden deberse a muchos factores como la finca, el procesamiento y trato que se les da a las cerezas antes, durante y después de la recolecta. También pueden ocasionarse en el mismo proceso de tueste y preparación.

Estos defectos pueden ser muchos y variados. De hecho, gracias la gran gama de fallas que podemos encontrar sobre los granos se han clasificado en defectos primarios y secundarios. Los primeros son los más terribles, mientras que los segundos, si bien siguen siendo malos, no son tan horribles como los anteriores:

Defectos primarios

Dentro de este primer grupo suelen catalogarse como defectos en el café:

  • Granos negros
  • Granos vinagres
  • Granos agrios
  • Cerezas de café secas
  • Granos reposados amarrillos, ámbar o mantequilla

Defectos secundarios

Los criterios básicos para que se determine un defecto secundario son los siguientes:

  • Granos flojos
  • Granos decolorados
  • Granos mordidos, partidos o cortados
  • Granos picados por insectos
  • Granos sobresecados o quemados
  • Granos malformados
  • Granos aplastados
  • Granos inmaduros
  • Grano parcialmente negro
  • Granos arrugados

Otros defectos en el café

Como habrás evidenciado, las anteriores anomalías corresponden en su mayoría a proceso de cultivo y recolección del grano. Sin embargo, también existen otros procedimientos que pueden hacer que el grano resulte con defectos. El beneficiado del café es uno de esos procesos, porque si este no se realiza de forma adecuada puede entregar un grano mohoso o contaminado.

Sobre todo, sucede en procesos de beneficiado seco dado que las condiciones en que se realiza son muy heterogéneas. De igual forma, puede pasar que en los mismos tanques se mezclen diferentes tipos de café con varios días de despulpado, y terminan por contaminarse entre sí. Lo anterior, sumada a los factores de temperatura, drenado de mucílago y humedad.

Procedimientos como los que mencionamos pueden dar como producto un café con fermentos y mal olor, estos causan que las tazas y los granos mismos tengan un aroma, acidez y sabor agrios y desagradables, algo similar a la cebolla o a algo nauseabundo. Muchas veces estos defectos pasan desapercibidos y por ello terminan en tazas de café desagradables.

Esperamos que este breve recuento te haya ayudado un poco a aprender cómo identificar los defectos en el café.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.