Chemex

Classic
Chemex
Vacío
Manual
6 tazas
Comprar AHORA - 39.88 €39.9 €

La Chemex es una de esas cafeteras con estilo propio, cuyo método de extracción del café presenta algunas particularidades que la diferencian del resto. En el caso de la Chemex, podemos decir que se trata de una cafetera de filtro (o goteo), ya que emplea filtros propios (Filtros Chemex) para separar el café de los posos, por los cuales el agua pasa lentamente para terminar cayendo, por efecto de la gravedad, sobre un recipiente inferior. Por ese motivo hemos decidido incluirla en nuestra categoría de cafeteras de goteo.

La cafetera Chemex presenta un aspecto totalmente peculiar e inconfundible. Fue patentada en el año 1941 (ya ha llovido, ¿verdad?) por el químico alemán Peter Schlumbohm -de ahí su nombre- y en la actualidad es propiedad de la compañía Chemex Corporation, con sede en los Estados Unidos de América.

Foto de la cafetera Chemex de ocho tazas

La Chemex se comercializa en diversos tamaños (las medidas estándar son para tres, seis, ocho o diez tazas), y como ya hemos dicho también se venden por separado los Filtros para Chemex. Hay filtros universales que se adaptan bien a una Chemex de cualquier tamaño, pero si no los encuentras tendrás que fijarte bien y adquirir un filtro de la medida exacta de tu cafetera.

  • NOTA: Pulsa aquí para conocer en Amazon los distintos tamaños y posibilidades de la cafetera Chemex.
44,90€
11 Nuevo Desde 43,19€
amazon.es
Envío gratuito
58,00€
1 Nuevo Desde 58,00€
amazon.es
14,90€
11 Nuevo Desde 8,72€
amazon.es
Envío gratuito
9,98€
7 Nuevo Desde 7,02€
amazon.es
Envío gratuito
430,00€
453,75
2 Nuevo Desde 430,00€
amazon.es
Envío gratuito
44,00€
11 Nuevo Desde 44,00€
amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 11/06/2017 23:00

Cómo funciona la cafetera Chemex

Como vemos en las fotos, la Chemex está construida en cristal, y tiene forma de uno de los típicos matraces que se emplean en química -el concepto de  la ciencia química está muy presente en todo lo que rodea a esta cafetera-.

Podemos dividir la cafetera en dos partes, la inferior (donde se coloca el filtro) y la superior (donde irá cayendo el café), separadas por una cintura de diámetro mucho más estrecho. En la parte exterior verás el típico aro de madera, con su cordelito, que caracteriza a las cafeteras Chemex y que aparte de adornar sirve para poder agarrar la cafetera por ahí sin quemarnos las manos.

Como ves, la Chemex no incluye ningún tipo de tecnología ni electricidad. El agua caliente, necesaria para elaborar cualquier café, debemos calentarla aparte. Una vez calentada, el agua se vierte sobre el recipiente superior, donde previamente habremos colocado el filtro con el café molido. Más adelante explicaremos este proceso con mayor precisión y deteniéndonos en cada paso.

Detalle del aro de madera de una Chemex

El secreto de la Chemex: sus filtros

Una de las principales diferencias de la Chemex respecto a una cafetera de filtro convencional, aparte de que estas últimas funcionan con corriente eléctrica, está en los filtros. La Chemex no utiliza filtros de papel estándar, sino unos filtros propios de papel muy grueso. Estos filtros especiales para Chemex son mucho más precisos -apenas dejan pasar ningún sedimento, ni siquiera los más finos- y evita también que se transmita al café la grasa que aporta el característico amargor a la bebida final.

Por este motivo, el café elaborado con una Chemex tiene un sabor muy puro, limpio y sin mácula. Es el método de elaboración más fiel que existe para preparar un café en casa. En hostelería, se suele emplear sobre todo para los cafés de especialidad… así que con eso está todo dicho.

Imagen de la Chemex de 1 taza

De hecho son los filtros, y no el recipiente, los que realmente atesoran el mérito del resultado de la Chemex. Usando estos filtros en cualquier otro recipiente de cristal que tuviera forma cónica obtendríamos un resultado similar.

Por cierto, que los Filtros para Chemex suelen ser cuadrados. ¿Cómo los colocamos sobre un cono invertido? Pues bien, la forma correcta de colocar los filtros para Chemex es doblándolos en cuatro partes, y juntando 3 de esos picos mirando hacia el mismo lado. Lo comprenderás mucho mejor si observas el siguiente vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=pH_Kbf_xC8s

¿Qué necesitamos para hacer café con la Chemex?

Para utilizar una Chemex y obtener buenos resultados, necesitamos más cosas aparte de la cafetera. Fundamental: una materia prima de buena calidad, y un molinillo potente que nos permita obtener justo el grado de molienda que queremos. La Chemex funciona mejor con café molido de grosor medio y uniforme. Así que huye de los paquetes de café pre-molido, y asegúrate de molerlo tú mismo en casa. Aquí tienes unas cuentas ideas para comprar un molinillo de café, si todavía no tienes uno.

Sobre el café, los mejores resultados se obtienen con cafés suaves de tueste medio, que no suelen tener mucho cuerpo, pero sí una acidez media-alta.

También debes preocuparte de comprar los Filtros Chemex adecuados para el tamaño de tu cafetera. Ni más grandes, ni más pequeños. Importante, aunque no obligatorio, es utilizar agua mineral -o como mínimo, agua filtrada- para evitar que cualquier sabor o componente del agua del grifo pueda estropear un café de tanta pureza como el que prepara tu Chemex.

Foto de una Chemex con granos de café

Cómo hacer café con la cafetera Chemex

Una vez presentada la cafetera y explicados sus conceptos básicos, vamos a abordar el quid de la cuestión: la preparación del café. Hacer café con la Chemex es un proceso sencillo, pero que consta de varios pasos que es necesario respetar. Te los resumimos a continuación:

  1. Colocamos nuestro filtro Chemex sobre el cono superior de la cafetera.
  2. Humedecemos el filtro con agua caliente. Esto se hace para fijarlo mejor a las paredes de la cafetera, y también para limpiarlo un poco. Si queda cualquier mota de polvo o partícula sobre el filtro, se irá con el agua antes de proceder a preparar el café. Acto seguido, retiramos el filtro, vaciamos el agua (que habrá quedado depositada en el cono inferior de la Chemex) y volvemos a colocar el filtro, ya limpio, como en el primer punto. Si eres hábil puedes vaciar el agua sin quitar el filtro 🙂
  3. Echa el café molido, más o menos una cucharada de café por cada taza que quieras preparar. Procure que quede bien asentado sobre el filtro, repartido de manera homogénea por toda la superficie. Para conseguirlo, lo mejor es darle unos pequeños golpecitos a la cafetera.
  4. Una vez tengamos el café sobre el filtro, es hora de echar el agua caliente. Solamente vamos a infusionar el café, así que lo dejamos reposar así por espacio de 30-60 segundos (esto va a a gusto del consumidor… cuanto más tiempo lo infusionemos más intenso será el aroma y el sabor, pero corremos el riesgo de amargarlo si nos pasamos). En este paso el filtro aún no gotea, o lo hace muy poco.
  5. Ahora ya está el café molido humedecido y preparado para recibir toda el agua. Comenzamos a añadir el agua caliente de manera lenta pero progresiva, y siempre en círculos sobre el cono superior de la cafetera. La cantidad de agua recomendada es de 150 ml por cada taza de café que queramos preparar. Es importante hacerlo lento, para no crear turbulencias ni burbujas ni agitar el café cuando se está filtrando. Es muy práctico usar para esto una tetera, o cualquier otro instrumento que nos permita servir agua con un fino hilo.
  6. Cuando hayas echado toda el agua (recuerda: 150 ml por cada taza que vayas a preparar), probablemente tengas que esperar unos segundos a que el café termine de caer a través del filtro. Tómate un respiro, y disfruta del proceso. Agudiza tus sentidos.
  7. ¿Ya no queda agua en el filtro? Pues ya está: retiramos el filtro y meneamos un poquito la cafetera (con ligereza… no hay que excederse). Tu café estará listo para degustar. Si no estás acostumbrado, te aseguramos que te va a sorprender su sabor. Nunca habrás probado nada de esta pureza y tan limpio a la vez.

En este vídeo puedes ver mejor todo el proceso que acabamos de explicarte:

https://www.youtube.com/watch?v=dvWWPOaap3o

Un último consejo: el café elaborado con Chemex conviene servirlo en tazas de porcelana o cerámica de buena calidad. El motivo es que estos recipientes retienen mucho mejor la temperatura, y preservan la pureza y la limpieza en el sabor que vamos a obtener.

Chemex: características principales

  • Recipiente construido en cristal borosilicato no poroso. No absorbe olores externos ni residuos químicos de ninguna clase.
  • Disponible en diversos tamaños (3 tazas, 6 tazas, 8 tazas, 10 tazas) y también en dos versiones diferentes: con o sin anillo de madera.
  • El collar de madera está pulido y viene acompañado de un elegante lazo de cuero.
  • Se emplea con Filtros Chemex que se deben comprar por separado.
  • Dimensiones: 12 x 12 x 23 cms (en la Chemex con capacidad para 8 tazas).
  • Pesa alrededor de 900 gramos.

Foto de una Chemex llena de café hasta arriba

Ventajas de la Chemex

  • Al margen del proceso de elaboración del café, el diseño de la Chemex es realmente atractivo y distinguido.
  • El sabor que se obtiene con una Chemex es inigualable, puro y limpio al máximo. No se puede comparar con ningún otro tipo de cafetera.
  • Se limpia de manera muy rápida y fácil: solo con agua caliente en abundancia. No hace falta, y de hecho no es recomendable, usar detergentes ni estropajos ni nada que pueda alterar las propiedades del recipiente.
  • Ocupa poco espacio y tiene un precio muy asequible si lo comparamos con una cafetera eléctrica.

Desventajas de una Chemex

  • Aparte de la cafetera, para obtener buenos resultados necesitas cierta práctica, y contar con herramientas y materiales adecuados (café de buena calidad y un buen molinillo, por ejemplo).
  • Esta no es la cafetera adecuada para los que prefieran o consuman café espresso.
  • El proceso de elaboración lleva su tiempo y hay que ejecutarlo con mimo, paladeando los detalles. No es muy práctica para prepararse el café de por la mañana a toda prisa.

Cafetera Chemex: vídeos

En este primer vídeo puedes ver toda la variedad completa de cafeteras Chemex que existen en el mercado:

https://www.youtube.com/watch?v=dvWWPOaap3o

Y aquí un resumen -en tiempo acelerado- del proceso completo de elaboración:

https://www.youtube.com/watch?v=fBzmbMwAqF0

Por último, una más que interesante comparación entre tres métodos de elaboración del café parecidos pero no iguales: la cafetera Chemex, la Aeropress, y las cafeteras de émbolo o prensa francesa. Todas ellas ampliamente estudiadas y analizadas en nuestra web:

https://www.youtube.com/watch?v=7NKuc_9_kCY

¿Por qué comprar una Chemex?

La Chemex es una cafetera con un método de elaboración propio. Está destinada a aquellos usuarios que quieren obtener un café limpio de sabor puro, sin disfraces ni revestimientos. 100% café. También disfrutarán mucho de esta cafetera quienes gusten de elaborar sus cafés de manera artesanal, controlando todos los pasos, midiendo los tiempos… está claro que la Chemex es una cafetera especial adecuada para determinadas ocasiones -y no demasiado práctica en otras… olvídate de las prisas cuando vayas a usarla-.

Como alternativas no podemos recomendar ninguna cafetera parecida, porque no existe una que elabore el café igual. Quizás las más parecidas sean las prensas francesas -aunque estas elaboran el café 100% por infusión, y en la Chemex la infusión solo es una parte del proceso. La Bodum Pebo, aunque tenga un aspecto similar, no elabora el café de la misma manera.

En resumen y en pocas palabras, la Chemex es una cafetera con impronta propia que es capaz de hacer disfrutar muchísimo a cualquier consumidor, pero que también exige que el usuario ponga de su parte.

Chemex CM-1C - Cafetera de vacío
10 Opiniones
Chemex CM-1C - Cafetera de vacío
  • Hecho de vidrio
  • Capacidad de 0.47 L
  • Filtro de preparación del café
  • Dimensiones 209 x 76 x 76 mm

NOTA: Toda la información de los productos en Amazon.es se actualiza diariamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comprar AHORA - 39.88 €39.9 €