La Relación Entre El Café Y La Melatonina

Última actualización: 13/12/2022

Amamos tomar una taza de café para iniciar el día, para que nos dé energía, para motivarnos y poder lograr nuestros cometidos diarios. Sin embargo, el café no funciona por obra de magia. Resulta que este grano interactúa con nuestro organismo cada que lo consumimos y de allí es que salen todos esos efectos que amamos (y otros que no tanto). En esta oportunidad te explicamos la relación del café y la melatonina, no te la pierdas.

¿Qué es la melatonina?

De seguro has escuchado esta palabra cuando vas a chequeos médicos. La melatonina es una hormona que segrega nuestro cuerpo y es la encargada de regular ciertos ciclos biológicos, como los circadianos. Es decir, los ciclos del día y de la noche, o los del sueño y la vigilia.

Cuando se hace de noche y hay menos luz, el cuerpo se encarga de elevar la producción de melatonina, lo que nos hará dar sueño. Cuando el día comienza y el rayo de luz nos pega en la frente, el cuerpo reduce su producción haciendo que se nos vaya un poco el sueño.

Café y la melatonina

El café y la melatonina

Como bien debes saber, muchas veces solemos tomarnos una taza de café para espantar el sueño gracias a los efectos de la cafeína. Sin embargo, esta no es que reemplace el sueño, más bien altera nuestro sistema nervioso. En esta interacción provoca un estado de alerta que, a su vez, hace que se bloqueen algunos receptores y neuroquímicos que nos ayudan a dormir. Dentro de estas alteraciones está la producción de melatonina.

En otras palabras: Cuando tomamos una taza de café, la cafeína viaja a nuestro sistema nervioso y da algunas ordenes, entre ellas que se deje de producir la melatonina y con eso se nos va un poco el sueño. De allí que, en algunos casos, sea problemático consumir café con mucha frecuencia dado que nos puede afectar gravemente los ciclos circadianos, haciendo que nuestros hábitos de sueño se modifiquen.

Así las cosas, te invitamos a ser responsables con el consumo de café. Recuerda, tomar café no sustituye las horas de dormir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.