Café manchado: Qué es y cómo se hace

Última actualización: 21/05/2021

El café manchado es una de las bebidas o tipos de café más populares en España, pero también una de las que genera más polémica y debates en torno a su preparación y proporción de ingredientes. Si nos visitas desde otros países, seguro que te agradará saber cómo es un café manchado en España, y si eres de aquí quizá tengas curiosidad en conocer las distintas teorías y variantes en torno a este popularísimo café.

¿Qué es el café manchado exactamente?

El café manchado es una bebida mixta de café y leche, con mayor proporción de leche y menos de café que en un café con leche. “Muy poquito café y mucha leche“, para que nos entendamos. Se sirve en vaso de cristal o taza, según la costumbre del establecimiento o el gusto del cliente. Si lo pedimos en vaso, podremos apreciar su característico color marrón muy claro, casi beige.

¿Café manchado o leche manchada?

Esta es una cuestión de gran controversia porque en la mayoría de regiones de España, sobre todo en el sur del país, se pide un café manchado para hacer referencia a un espresso corto con una gran cantidad de leche. Es decir, una bebida más corta de café que el café con leche tradicional.

Sin embargo, en otros lugares la costumbre es pedir una “leche manchada” para esta misma preparación. Es decir, un vaso casi lleno de leche ligeramente manchada con muy poco café. En estos sitios, si pides un café manchado lo que te pondrán es justo lo contrario: un café muy largo manchado con un poquito de leche. Es decir, un café cortado largo. El equivalente al macchiato italiano.

Así que ya lo sabes, antes de pedir “un manchado” a secas fuera de tu ciudad, asegúrate bien de conocer cómo es la costumbre del lugar, cuál es el café manchado en ese sitio, o bien especificar con exactitud cuánta cantidad de leche y de café quieres para evitar llevarte una sorpresa.

Los secretos del café manchado: Cómo se hace paso a paso

Lo cierto es que no existe una fórmula universal ni una receta del café manchado estandarizada, ya que generalmente en las cafeterías se sirve personalizado al gusto del consumidor. Si no existen indicaciones previas, una buena referencia es servir un 25% de café y un 75% en la taza, que generalmente será grande si se toma el café manchado para el desayuno, y mediana en el resto de casos.

En cuanto a la composición del café y de la leche, hay distintas teorías. Generalmente para el café serviría con un espresso, o incluso algo menos si el consumidor así lo desea. La leche suele ser caliente o templada, pero hay quien indica expresamente que se le sirva fría, bien por gusto o porque va con prisas y tiene que tomarse el café con rapidez.

En el auténtico café manchado, se sirve primero el café en la taza, y luego se le añade la leche según la cantidad y temperatura que elijamos. Sin embargo, hay excepciones como la ya comentada de la leche manchada, en la cual la proporción de los ingredientes es la misma, pero el orden varía.

Sobre este detalle hay teorías para todos los gustos: hay quien dice que si la cantidad de café y de leche es la misma en ambas bebidas, el sabor también lo será. Pero también está quien asegura que al invertir el orden las características de la mezcla diferirán: no es lo mismo servir leche sobre el café, que un poquito de café sobre la leche.

Diferencia entre el café manchado y cortado

El cortado es un café solo, con un poquito de leche.

El manchado es justo lo contrario: café muy corto, y gran cantidad de leche.

¿El café manchado y el latte macchiato son lo mismo?

Rotundamente, no. La diferencia es muy evidente: el café manchado español se elabora de la misma manera que el café con leche, simplemente variando las proporciones de café y de leche.

El latte macchiato, que es la traducción literal de leche manchada en italiano, es una elaboración diferente, de mayor volumen que el manchado español, que además de leche también lleva una capa de espuma de leche, y que se debe servir en vaso alto transparente para poder distinguir con claridad las tres capas de colores que lo caracterizan. En resumen: nada que ver. Aquí puedes ver un latte macchiato tradicional en su vaso:

Imagen de un latte macchiato

Puntúa si te ha gustado:

Puntuación media: 5 / 5. Nº de votos: 1

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Responsable: José Mª Ávila Román. Finalidad: Moderación y control de comentarios. Legitimación: Gracias a tu consentimiento. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición enviando un email a contacto (arroba) comprarmicafetera.com.Más Información: Política de Privacidad.