Café y Lactancia: ¿Son Compatibles?

Última actualización: 13/09/2022

Las mujeres son unas grandes consumidoras de café alrededor del mundo. Muchas, al quedar en embarazo y dar a luz, comienzan a preguntarse si consumir esta bebida, como lo hacían con anterioridad, va a afectar la lactancia y, a su vez, el desarrollo de sus bebés. Quédate para conocer si el café y la lactancia son compatibles.

Café y maternidad

Una de las labores más difíciles y demandantes del mundo es la maternidad. Este es un trabajo de tiempo completo, que requiere de mucho cuidado, atención, paciencia y amor. Entre todas las labores, deben trasnocharse para estar pendientes de sus bebés mientras duermen, por lo que necesitan mucha energía. Así, recurren a tomar café para estar lo más activas posible. Otras, simplemente quieren tomar café porque lo disfrutan como tú y yo.

El café y la lactancia, ¿son compatibles?

Como es bien sabido, la dieta de las madres de recién nacidos debe ser cuidadosa pues de allí saldrán todos los componentes que el bebé absorberá con la leche materna. La pregunta ahora es: ¿Puedo tomar café si estoy amamantando a mi niño?

La respuesta corta y breve es que sí, puedes tomar café, pues los estudios demuestran que los riesgos son considerablemente bajos. Pero para poder llegar a esta respuesta es importante que revisemos sus razones.

La cafeína es uno de los principales químicos que componen el café y esta, al igual que otras, pasan también a la leche materna. En ciertas cantidades esto puede afectar al bebé porque al momento de amamantarlo también consume cafeína, provocándole irritabilidad e insomnio.

Ante lo anterior, es importante decir que los efectos negativos en los niños solo se observan a partir de una cantidad determinada de café consumido por la madre al día. Según estudios médicos, es posible consumir hasta máximo 300 mg de cafeína al día sin tener repercusiones en los bebés. Así que puedes seguir tomando tu taza de café de las mañanas y de las tardes con la tranquilidad de siempre.

Es importante tener en cuenta los tiempos que tarda el cuerpo en metabolizar la cafeína. En promedio, la cafeína se absorbe por completo una hora después de su consumo y hasta cinco horas más para procesarlo y desecharlo completamente. Puedes tener en cuenta estos tiempos al momento de tomar tu café y alimentar a tu hijo.

Adicionalmente, es necesario señalar que sí es importante prestarle atención al consumo de cafeína en los recién nacidos, pues estos cuentan con un proceso metabólico mucho más lento que un niño grande o adulto. Por eso, los efectos estarán presentes por muchas más horas, e incluso días.

Puedes tomar café, pero con prudencia

En conclusión, no hay lío con que sigas bebiendo café siempre y cuando seas mesurada y tengas presentes las cantidades prudentes. Además, debes prestarle atención a otros alimentos y bebidas que contengan cafeína para poder hacer seguimiento responsable para ti y tu bebito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.