Helado de Café

Los milagros suceden y los gustos y sabores se unen para presenciar este postre que seguro no sabías lo fácil y sencillo de preparar desde tu casa. Sí, querido amante del café: en nuestra sección de recetas de café hoy te presentamos paso a paso cómo se hace la receta del helado de café (ojo, no confundir con el café helado).  

El conocido y delicioso helado de café es uno de esos postres que cuando conoces la receta y lo fácil que es hacerlo querrás compartirlo de inmediato con todos tus amigos y familiares.

La cremosidad y sabor se puede comparar sin ningún problema con los helados de café que consigues en los supermercados o tiendas especializadas. Seguro que después de probarlo este sabor quedará por lo menos en el top 3 de tus sabores favoritos de helados caseros. 

Por cierto, que si tienes experiencia seguro que puedes hacer en casa el helado de café con máquina heladera. Nosotros vamos a explicarte las recetas “artesanales”, sin heladera doméstica, por decirlo de algún modo.

Veamos su preparación:

Receta fácil de helado de café

Una de las principales ventajas de esta receta de helado de café casero es que se elabora con ingredientes muy comunes, de los que casi siempre tenemos en casa. No hace falta ir a hacer la compra a propósito para poner en marcha tu helado de café casero.

Ingredientes del helado de café casero

  • Dos (2) cucharadas de café instantáneo.
  • 2 tazas de crema para batir.
  • 1 lata de leche condensada.
  • 2 cucharadas de agua.

Cómo se hace el helado de café

En un recipiente vamos a empezar a batir la crema a temperatura muy fría hasta conseguir que se vea muy espesa y forme picos. 

Nota: Para obtener una crema más espesa y rápida, recuerda utilizar todos tus utensilio e ingredientes fríos de nevera, ya que las bajas temperaturas ayudan a que la crema quede más densa y cremosa. 

Ahora, en otro recipiente mezcla el café instantáneo con el agua hasta que no queden grumos. Agrega a un bol grande junto con la leche condensada y mezcle muy bien los ingredientes.

Mientras tanto, añade 1/4 de la crema batida ayudándote con el batidor de mano.  Agrega otros 1/4 de la crema  mezclando suavemente los ingredientes. Si sientes ligera la mezcla, incorpora y mezcla con la paleta. Si por el contrario ves que está muy espesa para incorporar, entonces mezcla con el globo. Incorpora poco a poco el restante de crema de forma envolvente. 

En un recipiente o molde, vacía la mezcla preparada anteriormente y lleva al congelador por unas 8 a 10 horas o bien toda la noche.  Ya al pasar este tiempo te recomendamos guardar el resto del helado de café con un recipiente con tapa o algo que se pueda cubrir en el refrigerador para que dure más. Aunque normalmente no durará más de dos días en buen estado… tenlo en cuenta.

Nota: En esta receta no te recomendamos sustituir ni la leche condensada ni la crema de leche ya que ellas son las que permiten que la mezcla espese y tenga la consistencia de un helado. En las recetas de repostería puedes emplear ingredientes similares, pero a la hora de hacer un helado, no.

cómo se hace el helado de café casero

Existen otras dos recetas para preparar el helado de café y la que verás a continuación no necesitarás la leche condensada:

Helado de café casero sin leche condensada

Para sustituir la leche condensada y que el helado nos siga quedando cremoso, es necesario emplear otros ingredientes algo distintos de la receta de helado de café original. Y además, te daremos un consejo muy útil para conseguir un helado de café cremoso.

Ingredientes para preparar el helado casero de café

  • 185 gr. de azúcar.
  • 5 yemas de huevo.
  • 700 ml. de nata para montar 35%.
  • 15 gr. de café soluble (el que tú quieras).
  • 1 cucharadita de vainilla líquida.

Cómo hacer helado casero de café sin leche condensada

En una olla o cazo colocamos la nata y le añadimos la vainilla líquida y el café. Mezclamos todo muy bien. 

Llevamos al fuego sin que la mezcla llegue a hervir y reservamos. 

En un cuenco o recipiente batiremos con una batidora de mano o eléctrica las yemas del huevo con el azúcar invertido hasta que blanqueen las yemas.

Ahora, incorpora esta mezcla de yemas a la anteriormente calentada. Batimos muy bien y dejamos que la mezcla se entibie un poco más, Después, volvemos a llevar al fuego bajo para calentar sin que llegue a hervir. Hay que removerlo continuamente.

Mientras tanto, busca un recipiente apto para colocar en el congelador. Pasa la mezcla recién calentada al envase y la dejaremos enfriar por durante una hora en el frigorífico.

Al pasar este tiempo, lo pondremos en el congelador una hora más. Es decir: una hora en la nevera, y luego otra hora en el congelador. Aquí es donde aparece la magia (técnica) para hacer helados cremosos de café como los de las heladerías; y es que al pasar los 60 minutos estipulados, sacaremos el recipiente con nuestro helado de café y lo removemos todo, sobre todo en las paredes y la parte de abajo del recipiente para que no se acabe de congelar, procurando que se despegue de las paredes. La congelación excesiva anula la cremosidad.

Esta operación la haremos otras 3 veces más (una hora en el frigorífico, retirar mezclar todo muy bien y retornar el helado al frigorífico), siempre con intervalos de una hora, y  removiendo desde la parte de abajo y las paredes, para que tengamos un helado de café bien cremoso. Es algo laborioso y hay que tener paciencia… pero el resultado siempre va a ser mejor que si simplemente dejas el helado recién hecho en el congelador y te olvidas.

Ya después de las 3 sesiones de mezclado, dejaremos por unas 12 horas o en su defecto toda la noche en el congelador.

Al servir tu helado casero de café es conveniente sacarlo del congelador y guardarlo en el frigorífico un ratito antes de consumirlo para que esté en su punto.

Para terminar, puedes decorarlo con galletas de oreo de vainilla o de chocolate, nueces o almendras en trocitos, lluvias de chocolate, pasas o sirope.

Y como última opción que te ofrecemos (no será por alternativas), aquí tienes la versión vegana del helado de café.

Receta de helado de café Vegano

La principal diferencia del helado de café vegetariano respecto al tradicional es que no lleva, como es lógico, ni leche de vaca (tampoco leche condensada) ni huevos.

Aquí te proponemos una lista de ingredientes alternativos para conseguir un resultado y un sabor lo más parecidos posible al helado café casero de toda la vida. En este caso, por cierto, se trata de un helado de café con Thermomix, pero puedes hacerlo exactamente igual batiendo los ingredientes a mano.

Ingredientes del helado de café vegano

  • Una lata de leche de coco (40 ml).
  • 300 ml. de leche de almendras.
  • 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla ( o una cucharada de azúcar). 
  • 80 gr. de azúcar glas (puedes usar más o menos cantidad… dependerá del dulzor de la leche empleada).
  • 2 cucharadas de café soluble instantáneo (puedes utilizar descafeinado). 
  • 1 cucharada colmada de harina de maíz (maicena).

Cómo se hace el helado de café con Thermomix (Versión vegana)

Para preparar esta versión de helado vegano de café utilizaremos la Thermomix. Para empezar nuestra receta de helado de café vegano, en un recipiente o bol vamos a mezclar todos los ingredientes: la leche de coco; leche de almendra; esencia de vainilla; azúcar glas; el café soluble y la harina de maicena) hasta que nos quede una crema ligera sin grumitos.

Esta mezcla la pasaremos a la Thermomix y a velocidad 4 vamos a mezclar por 1 minuto. Si tienes en casa cualquier otro robot de cocina, también te servirá, pero en ese caso deberás adaptar los tiempos y pasos a tu máquina.

Mientras tanto, busca un recipiente apto para el congelador. Vertemos la crema recién mezclada con la Thermomix y la metemos en el congelador durante una hora y media. 

Cuando la hayamos sacado del congelador, metemos la mezcla en la Thermomix a velocidad máxima. El objetivo de este paso es mezclar bien fuerte para que el helado rompa los cristales de hielo que se forman, y así empiece a adquirir la consistencia y cremosidad característica de un buen helado de café cremoso. 

Ahora volvemos a introducir en el congelador, y repetimos el proceso dos veces más (una hora u hora y media dentro, lo sacamos, batimos o removemos bien para evitar la formación de cristales, y lo volvemos a congelar).

Para finalizar, vamos dejar reposar el helado en el congelador por un mínimo de 9-12 horas, o de la noche a la mañana.

¿Qué te parece el resultado? Bajo nuestro punto de vista, esta receta de helado de café vegano es tan irresistible como cualquiera de las propuestas anteriores!