¿Cómo preparar café con el método de la prensa francesa?

Última actualización: 25/08/2021

Conocida como cafetera de émbolo o prensa francesa, este método de preparación de café ha presentado diversos orígenes. A lo largo de la historia, diferentes patentes se dieron a conocer, siendo la francesa una de las más populares. En 1852, tuvo lugar la primera patente desarrollada por los franceses Mayer y Delforge.

Ésta no presentaba el sellado que actualmente tiene el artefacto, por lo que se puede afirmar que no es el prototipo original. Años más tarde, los italianos Attilio Calimani y Giulio Moneta quienes en 1929 patentaron el modelo que actualmente constituye la prensa francesa. Finalmente, en 1958 el italiano Faliero Bondanini crea el modelo más popular, que fue exhibido en Francia bajo el nombre de Chambord.

Origen de la prensa francesa

Es aquí donde surge la controversia por el origen real de la prensa francesa, pues a pesar que algunos de sus creadores eran italianos, la cafetera tomó fuerza en Francia. Posteriormente la compañía danesa Bodum, compró los derechos del nombre y fábrica de Chambord para distribuir sin problema el artefacto en Dinamarca.

A pesar de la compra que realizó Bodum, la marca comercial siguió perteneciendo a sus dueños originales. Esta discusión ha generado diferentes inconvenientes legales entre ambas partes, entorpeciendo la comercialización de la prensa francesa en los mercados fuera de Europa y en la patente de nuevos modelos.

¿Cómo funciona el método de la prensa francesa?

La prensa francesa o de émbolo es un dispositivo de preparación por inmersión total que cuenta con un filtro de malla metálica. De igual forma, está compuesta por una jarra de vidrio, una tapa ubicada en la parte superior de la jarra y un émbolo con una varilla que emerge de la misma ubicación.

Este método de preparación de café proporciona una extracción viscosa o arenosa. El café que resulta de este artefacto se caracteriza por un cuerpo fuerte y un aumento en su textura, a consecuencia de que la mayoría de los aceites del grano quedan en la extracción final, al igual que disminuyen las partículas del café.

Dependiendo de la capacidad de la cafetera, el café debe prepararse con aproximadamente 225 mililitros de agua a una temperatura entre los 89 y 93 grados centígrados. De igual forma se recomienda que la cantidad del café sean unos 15 gramos y que la molienda sea gruesa, buscando un aspecto granulado.

La molienda del café es uno de los aspectos más importantes en el método de la prensa francesa. La cafetera podría verse afectada si la molienda del café fuese demasiado fina, provocando que un tapón en la superficie de la infusión. En consecuencia, se atoraría el émbolo al bajarlo y el café subiría por el borde del filtro. Para evitar este inconveniente, se recomienda utilizar un molino de muelas cónicas y no uno de aspas. 

¿Cómo preparar café con la prensa francesa?

El método de la prensa francesa es uno de los más sencillos y prácticos de realizar, pues sólo se necesita práctica en la utilización de la cafetera. Este método permite que todo el líquido se impregne con los aceites y sabores que poseen los granos de café. A continuación, encontrarás cómo preparar café con la prensa francesa a través de algunos pasos muy simples.

Agua y molienda

Para obtener una bebida de grado superior, se recomienda utilizar agua embotellada en caso de que el agua a utilizar no sea 100% potable. Como se mencionó anteriormente, la temperatura debe ser entre los 89º centígrados o máximo 93º centígrados. Para ésto, puedes apoyarte de un termómetro o utilizar tetera tipo cuello de ganzo. En cuanto la molienda, se recomienda utilizar granos frescos, aproximadamente 30 gramos o hasta obtener 2 cucharadas del café molido.

Infusión y turbulencia

Primero debes agregar la cantidad de agua necesaria para saturar el café molido. Luego de esperar unos 30 segundos o 1 minuto, sigue vertiendo lentamente el agua hasta comprobar que la proporción entre agua y café es la adecuada. Si se desea, puedes hacer algunas presiones del émbolo hacia arriba y hacia abajo.

Tiempo de contacto y servida de la taza

Es importante esperar entre 4 y 6 minutos sin manipular el artefacto, todo varía frente a la intensidad que se desee. Posteriormente y de forma cuidadosa se presiona el émbolo hacia abajo, así se evita que el café caliente suba y se eche a perder.

Finalmente, una vez el émbolo esté totalmente abajo, se sirve inmediatamente el café en las tazas o en una jarra con aislante térmico. También es común probar un poco de café para asegurarse que el café no se haya extraído completamente, pues en caso contrario se puede hacer una pequeña turbulencia subiendo y bajando el pistón para poder servir.

Consejos y ventajas de la prensa francesa

  • Si en ocasiones te es difícil bajar el filtro, es porque la molienda es muy fina. Por otra parte, si el filtro se hunde y no hay mucha resistencia, es porque la molienda está muy gruesa.
  • Con el método de la prensa francesa el tiempo de reposo es menor que con métodos de goteo y la presión que se necesita es mínima.
  • La limpieza de la cafetera tiene otro papel fundamental, pues los granos viejos de café pueden quedar atrapados en el filtro, afectando el perfil de taza que brindarían los granos frescos.
  • Por último, se recomienda servir el café inmediatamente después de prepararlo, para evitar que se extraigan más sabores amargos.

Tal como apreciaste, el método de la prensa francesa conlleva una preparación sencilla pero necesita de cuidado y precisión para conservar la calidad del café. A través de este método, se obtiene un café con todas las sensaciones que posea la variedad de café que más gustes para prepararlo.

Puntúa si te ha gustado:

Puntuación media: 5 / 5. Nº de votos: 1

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.