¿Cómo Elegir un Molinillo de Café?

Muchos usuarios optan por moler ellos mismos su café, a pesar de la enorme variedad de cafés molidos y mezclas que se venden hoy día en supermercados y tiendas especializadas. ¿Cuál es el motivo? ¿Para qué perder el tiempo y el dinero en efectuar un proceso algo que ya puedes adquirir hecho? Pues muy sencillo: la pureza y la frescura del café recién molido es inigualable, por muy perfecto que sea el sistema de envasado que nos vendan. El café, una vez molido, libera diversos gases y por tanto no se puede envasar inmediatamente. Este obligado tiempo de espera es el que provoca que el café molido envasado siempre pierda propiedades y matices respecto al original recién molido.

Jamás apreciarás los mismos matices y los mismos aromas en tu café como cuando lo acabas de moler. Tenlo claro. Así que, para situarnos, no olvidemos nunca esta máxima: el proceso de molido es fundamental y crítico en la calidad final del café que vamos a preparar.

Café molido

A la hora de elegir el molinillo de café más adecuado para tu casa, debes tener claros varios aspectos. Por un lado, qué tipos de molinillos existen, y por otro lado, qué tipo de molido necesitas conseguir para preparar los cafés en tu casa. No es una tarea sencilla, sobre todo si vamos a comprar nuestro primer molinillo, así que hemos pensando en elaborar esta guía de compra para ayudarte a elegir el molinillo más adecuado para tus necesidades.

¿Qué Tipos de Molinillos Existen?

Si quieres conocer más acerca de los distintos tipos de molinillos de café, te los explicamos todos con mayor detalle en nuestra página para comprar molinillos de café. Aquí únicamente haremos un somero resumen. A grandes rasgos podemos determinar tres tipos de molinillos:

Un sistema de muelas, si lo miramos desde arriba, tiene más o menos este aspecto:

Rancilio Rocky: muela inferior

Lo que ves en la imagen es la muela inferior del molinillo. La muela superior se ha retirado para su limpieza (y para que podamos ver algo en la foto).

Aparte de esta división básica, los molinillos de muelas se subdividen a su vez en más grupos según los componentes que incluyan. Así, podemos encontrar molinillos de muelas planas o de muelas cónicas, molinillos con o sin dosificador, etcétera. También es importante el material de las muelas: las de acero inoxidable siempre serán más duraderas y se recalentarán menos que las de aluminio.

Como ves, el problema del sobrecalentamiento es algo recurrente. Debemos evitarlo a toda costa, ya que no solo pone en riesgo la durabilidad de nuestro molino de café, sino que afecta al sabor final de nuestra bebida (a los cafeteros de pro les preocupa bastante más lo segundo que lo primero).

En resumen, escoge el molinillo en función de tus necesidades y de tu presupuesto (siempre puedes mirar las listas de molinillos baratos), siempre considerando las pautas que te hemos explicado en este artículo. Si quieres conocer con mayor detalle los distintos tipos de molinillos, insistimos, echa un vistazo aquí.

 ¿Ya has escogido qué tipo de molinillo quieres? OK, ahora debes evaluar otro parámetro: qué molido vas a necesitar para los cafés que vas a preparar.

Cuando hablamos del grosor o finura del molido, hablamos del espesor de las partículas que obtenemos tras moler el café. Así, podemos referirnos a café molido fino, ultra-fino, medio, o grueso… y no hay ninguno mejor que otro. Se necesita un molido para cada tipo de café, como vemos en este artículo: tipos de molido, un grosor para cada café. A grandes rasgos, podemos resumírtelo en la siguiente lista:

  • Las cafeteras express necesitan un café de molido muy fino.
  • Las cafeteras de goteo necesitan un molido medio.
  • Las cafeteras italianas o moka necesitan un molido, medio-fino. Nunca tan fino como el de las express.
  • Las cafeteras de émbolo, o prensa francesa, solo funcionan con cafés de molido grueso.

¿Cómo Selecciono el Grosor de Molido en Cada Uso?

Básicamente, los molinillos ponen a nuestra disposición dos métodos para elegir el grosor de la molienda: el método manual y el método con escalas.

En el método por escalas, el molinillo ya incluye una serie de grados o escalas predefinidas, que determinan de manera inequívoca el molido que vamos a obtener. Por ejemplo, hay molinillos con 9 grados de molienda, con 12, con 15 o con 40. Cuanto más preciso sea el molinillo, más grados de molienda nos ofrecerá. Normalmente, el grado 1 corresponden al molido más fino, y el grado más alto se corresponde con un mayor grosor.

Aquí tienes un ejemplo un molinillo eléctrico con selector de 10 grados o grosores de molienda:

Severin 3873: grados de molienda

El método manual permite que el usuario determine de manera milimétrica la separación entre las dos muelas del molinillo (normalmente la inferior está fija, y la que podemos mover es la superior). Como es lógico, este método otorga una mayor libertad, pero exige que el usuario tenga mucho más dominio y conocimiento sobre el aparato que está usando, y sobre el café que va a preparar después.

Sea cual sea el grosor que elijas, recuerda asegurarte de que sobre todo en los niveles más finos el molinillo va a cumplir con tus expectativas. Es decir: puede ser que necesites un molido ultra-fino para preparar un espresso, pero luego utilices el grado más fino de tu molinillo y no sea lo suficientemente fino. ¡En algunos casos, la potencia del molinillo es importante! Como es lógico, los molinillos más potentes y capaces de obtener el molido más fino, son también los más caros.

Y hasta aquí nuestros consejos para elegir molinillo de café. Esperemos que te sirvan de ayuda y te despejen las incógnitas que a buen seguro te asaltarán a la hora de decidir una compra tan importante para la calidad de tus cafés.


Etiquetas: , ,

Categorizado en:

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *