Maridajes De Té Y Queso

Sí, somos una web de café para cafeteros, pero en la variedad está el placer. No vamos a negar que tenemos otros gustos que son completamente diferentes a los del café. Eso no quiere decir que no sea nuestra bebida favorita. El , como bien sabrás, le hace una competencia fuerte al café, pues también tiene unas características y sabores increíbles. Te contamos un poco de los maridajes de té y queso.

Qué es un maridaje

Es importante que comencemos hablando de las ideas que puedan ser confusas o desconocidas. En caso de que no conozcas mucho, el maridaje es la combinación de alimentos (por lo general bebidas con platos fuertes) con el propósito de generar nuevas sensaciones gustativas en todo el proceso de la ingesta de alimentos.

Usualmente, los maridajes se hacen con vino pues es un acompañante que ayuda a darle fuertes contraste a los platillos. Normalmente, los platillos también son de sabores fuertes e intensos, tales con el queso. Estos contrastes hacen que tengamos una explosión de sabores única, permitiendo un goce elevado en nuestras papilas gustativas.

Maridajes de té y queso

El maridaje de té y queso es, entonces, la combinación de esta bebida con el producto de origen lácteo. Es probable que suene un poco desagradable, pero en realidad no lo es. Esta es una tendencia que ha venido tomando fuerza los últimos años, aunque su origen es bastante antiguo.

Si bien, no es muy usual, las infusiones de té, al igual que el vino, permiten que haya una experiencia completa de sabores. Claro, este depende mucho de la infusión y de las plantas o frutos que vayamos a usar en la preparación. El queso, por su parte, también ofrece una gama inmensa de sabores, texturas, añejadas y todo lo que puedes imaginar, por lo que ya te haces una idea de todas las posibilidades que hay.

Cómo lograr buenos maridajes de té y queso

Si bien las características de estos alimentos nos permiten una experiencia única, si no lo hacemos de forma adecuada puede resultar en sabores desagradables o inesperados. Para lograr un buen maridaje de té y queso, es importante buscar tipos de ambos alimentos que realcen sus sabores entre sí, al mismo tiempo que no generen otros nuevos.

Oler

Para comenzar, te recomendamos oler tanto el té y el queso por separado. Posteriormente probar un poco del queso y volver a oler la bebida. Esto ayuda a hacer una comparativa de cómo va cambiando el sabor y las sensaciones, y si vamos por buen camino.

Emparejar por similitud

Otra recomendación es que tomes los tés fuertes y los emparejes con quesos que sean igual de fuertes o intensos. Si escoges una bebida suave, entonces el lácteo también debe ser suave. Esta similitud en los cuerpos ayuda a que el contraste tenga mayor éxito.

Dulce y salado

Por otro lado, como estamos contrastando, puedes escoger un té bastante dulce para un queso muy salado. Esto nos permite encontrar un equilibrio entre sabores y cuerpos. A su vez, este equilibrio, es el que nos permite experimentar esas nuevas sensaciones.

Existen muchas pautas para hacer el maridaje, pero lo que te sugerimos es que siempre busques tener un equilibrio entre ambos alimentos para lograr el contraste perfecto. Sería interesante conocer cómo ha sido tu experiencia con esta tendencia. Háznoslo saber en los comentarios.