Mousse De Chocolate Negro Y Café

Un mousse de chocolate negro y café es una delicia de sabores y textura entre suave y cremoso, que en tardes calurosas puede ser un gran salvavidas o para  disfrutar  y compartir entre amigos y familiares o mejor aun, solo acompañado de una buena serie o película en la plataforma de TV en linea de tu preferencia. Por eso, hoy te presentaremos el cómo preparar tradicional la receta del mousse de chocolate negro y café, fácil y sin nada de complicaciones.

Esta preparación une dos de los ingredientes más característicos de la gastronomía mundial, el chocolate y el café. Dos superalimentos que por sus cualidades organolépticas, son considerados desde tiempos milenarios las bebidas ancestrales de los reyes, dioses, emperadores y zares de las distintas culturas a lo largo del mundo.

Por lo tanto, el postre que verás a continuación es una de las tantas opciones de recetas que puedes hacer en conjunto con el chocolate y el café. Este mousse de chocolate y café suele gustar a muchos y más si esta persona es fanática del sabor amargo y aroma del café. Así que sin más que resaltar,  empecemos con la receta del mousse de chocolate negro y café.

Ingredientes para hacer la mousse de chocolate y café

  • 200 gr. de chocolate negro.
  • 4 yemas de huevo.
  • 200 ml. de leche.
  • 75 gr. de azúcar.
  • 1 pizca de sal.
  • 200 ml de nata liquida.
  • Trocitos de cacao (opcional).
  • 1 cucharada sopera de café soluble, o en su defecto 1 café expresso recién hecho. (corto y fuerte).

NOTA: ingredientes para 4 personas.

El café puedes utilizarlo tanto café instantáneo o si deseas un sabor mas potenciado prepara en tu maquina de café de preferencia un café expresso. Al estar recién hecho, el café posee todas las sustancias de gusto y aroma que resaltaran a tu postre un sabor y olor tan delicioso que tus papilas gustativas tendrán un fiesta en honor a ella.

Además, si no tienes prisa, puedes infusionar durante horas la leche que lleva la receta con unos granos de café natural, para así acentuar doblemente ese sabor en tu mousse de chocolate y café. Al final, la proporción de un ingrediente o de otro va sobre el gusto del consumidor… pero ten en cuenta que siempre el café va a tener más sabor y deberás ser prudente al añadirlo.

Cómo hacer la mousse de chocolate negro y café

Empieza por colocar en una olla a fuego lento en baño de maría, los trozos de chocolate negro, hasta que se funda; o en su defecto, si lo prefieres puedes fundir el chocolate en el microondas; solo te aconsejamos no dejar el chocolate calentándose durante mucho tiempo en el microondas ya que puede ocasionar que el chocolate se queme y absorba malos sabores a nuestro postre. Deja reservar.

Calienta en un cazo u olla la leche; cuando llegue a punto de hervor, apartar del fuego y reposar.

Casca los huevos separando las claras de las yemas y vierta las yemas del huevo en un recipiente para batir con el azúcar y la pizca de sal hasta que la mezcla tome una consistencia blanquecina y espumosa.

NOTA: Nunca te deshagas de las claras; ellas pueden ofrecerte un sinfín e opciones para preparar en cualquier ámbito de la cocina.

Añadimos la mezcla de yemas y azúcar a la leche templada y volvemos a colocar nuestra mezcla en el fuego medio por unos cinco (5) minutos, sin que llegue a hervir.

Disuelve el café soluble en unas gotas de agua y añádelo a la mezcla anterior. Si por el contrario, realizaste el café en maquina, este es el momento para agregarlo a la mezcla.

Ahora, poco a poco vamos ir agregando el chocolate fundido a nuestra mezcla anterior, removiendo continuamente haciendo movimientos envolventes para mantener las texturas  de la mezcla. Dejar enfriar.

Siguiendo con la receta, en un recipiente apto para batir, vamos a montar la nata programando velocidad 3 1/2. Siempre pendiente de no pararse y evitar que la nata no se corte.

Un consejo para montar la nata más rápidamente es utilizar todos nuestros utensilios (batidora, astas y recipiente) e ingredientes (nata) fríos de nevera, ya que las bajas temperaturas y el estado frío de los objetos permiten que el procedimiento se acelere y lograr así montar la nata en un tiempo mínimo de 30 segundos.

Ya cuando, la mezcla este fría, agregaremos la nata bien firme removiendo suavemente.

Para ya casi ir terminando, pero no menos importante, trasladaremos la mezcla a los compartimientos individuales para su consumo o también, puedes verter el postre en un refractario único.

Para finalizar, dejaremos refrigerar nuestro mousse de chocolate negro y café por un mínimo de dos (2) horas para que tome cuerpo y consistencia antes de poder disfrutarla y degustarla.

Como decoración de este mousse no te olvides de decorarlo con algunas virutas o trozos de chocolate amargo.

Como alternativa, y para apoyar nuestra explicación, te dejamos con este vídeo de la receta de mousse de chocolate y café irlandés, algo más intensa para amantes de las sensaciones fuertes.

Mousse de Chocolate negro y café descafeinado para los niños

El mousse de chocolate negro y café puede ser adoptado dentro de las rutinas alimentarias de nuestra familia. Si, de los pequeños de la casa estamos hablando; los mousses pueden ser una buena opción de un postre rico, sencillo y que no lleva muchos ingredientes. Es ideal para tomar después de la comida o de la cena.

Los ingredientes para la mousse de chocolate y café para niños son los mismos que los anteriormente descritos pero solo cambiaremos en nuestra receta el café soluble cafeínado por el café descafeinado. Al no poseer cafeína, nuestro dulce no afectara al estado físico y emocional de los pequeños de la casa. Eso sí, el sabor seguirá recordando al café… pero bueno. Todo depende de que les guste.

NOTA: puedes prescindir del café… pero entonces será una mousse de chocolate normal y corriente.

Receta de mousse de chocolate negro y café fácil

Cómo hacer Mousse de Chocolate Oscuro y Café descafeinado para los niños

Pues muy fácil: solo debemos cambiar dentro de la receta anteriormente descrita el café soluble con el café descafeinado; así los niños y niñas de la casa compartirán con nosotros la experiencia de sabores y texturas que el mousse de chocolate negro y café tiene a la carta. El resto de la receta de mousse se hace igual.

Esta receta de mousse clásica siempre puede innovarse con la incorporación de chispitas de chocolate negro, chocolate con leche o en tal caso de chocolate blanco. O si es un postre para niños, pues corazones de azúcar o motivos de colores.

Estos pequeños detalles no solo decoran el plato, sino que potencian el sabor de nuestro mousse de chocolate y café.