Café Frappé

Un cafecito por favor, y mejor si es frappé. Con altas o bajas temperaturas, en verano, primavera o invierno, un café frappé es una opción que actualmente es el boom en las cafeterías y locales de toma de café en gran parte del mundo. ¿Y qué es el café frappé? Pues básicamente café con hielo con espesa cobertura de espuma por encima.

Su rico sabor a café potenciado por el frío de los cubitos de hielos o de su granizado, es la recomendación que nos recetó el doctor para añadir esos pequeños detalles de alegría y placer a nuestra vida. También se conoce como café helado frappé latte (si le añadimos un poco de leche).

Bebida deliciosa, refrescante y fuera totalmente de la rutinaria taza caliente de este brebaje negro… hoy en la sección de Recetas de Café, vamos a enseñarles cómo se prepara un café frappé en simples pasos. Es hora de decir: El invierno ya está cerca y esta bebida te congela hasta el alma con su dulzura, aroma y frescura.

Ingredientes de la receta de café frappé

  • (1) una taza de café expresso.
  • Un chorrito de leche.
  • (1) una cucharada de azúcar.
  • Cubitos de hielo o hielo picado.
  • Sirope de chocolate o cacao en polvo (opcional).
  • Nata montada (opcional).

¿Cómo se hace el café frappé casero?

Comenzaremos disolviendo la cucharada de azúcar en la taza café expresso. Deja reposar el café  antes de verterlo en el hielo; si no tendrias que agregar más cubitos de hielo a la bebida. Una vez se haya llegado a la temperatura ideal (templado); en la licuadora vamos a licuar el hielo junto con el café.  Dependiendo de la potencia de tu licuadora el granizado que obtengas tendrás diferentes texturas desde muy granulada hasta con pequeños trocitos de hielo en la bebida, pero ninguna de las dos versiones afecta el favor y aroma de este café frappé casero. Al  conseguir una mezcla lo más homogénea, añadiremos la leche y volveremos a licuar la mezcla.

Su textura debe asemejarse a la de los “granizados” que uno compra en las plazas o tiendas cuando el calor está elevado. Por último, puedes decorar tu café frappé con nata montada, sirope de chocolate y cacao en polvo. Ya aquí la creatividad individual es el límite de tu toque personal en la receta de café frappé.

Como dato curioso, sabías que: aunque el nombre del café frappé deviene del idioma francés (“agitado” o “helado”), su  verdadero origen es de Grecia.  Ya que en 1957 en una Feria Internacional de Comercio por casualidad un empleado de una de las empresas que se encontraba de trabajando en el evento, por casualidad al no encontrar agua para su café típico para la hora descanso y como no encontró, probó agregar agua fría a una coctelera en vez del agua caliente. (Acotación: Esto es un uno de los miles de casos que las casualidades o descuidos, brinda una obra maestra de sabores, texturas, y colores en un plato de comida).

NOTA: Puedes adaptar los pasos de esta receta y hacer tu café frappé con Thermomix. Los ingredientes, cantidades y procesos serán esencialmente los mismos, pero adaptados a la máquina.

Este invento es el resultado  de una  bebida que hoy conocemos como café frappé. Pero veamos ahora la preparación de otra versión más aromática que la bebida tradicional Si tus gustos es disfrutar de una mini sesión de aromaterapia, esta bebida es para ti.

cómo se hace el café frappé

Café Frappé de calabaza

¡El clásico Pumpkin Spice Latte de Starbucks! ¿Has probado su versión caliente de un café latte de calabaza especiado? Bueno si tu respuesta es sí: Te felicito, has probado un dulce invento; y si tu respuesta fue no, solo diremos: ¡que esperas!. Aún sin no conocer su versión caliente, la receta de café Frappé de calabaza es una versión  más potenciado y refrescante que su café caliente.  Además es muy fácil de hacer, lo único que tienes que hacer es… Espérese un momento, veamos primero los ingredientes del café frappé de calabaza.

Ingredientes del café frappé de calabaza

(Cantidades para 1-2 personas)

  • 1 1/4 taza café, congelado en cubos de hielo.
  • 1 taza de leche vegetal o animal.
  • 3 cucharadas de puré de calabaza
  • 5 gotas de stevia líquida, azúcar blanca, morena a gusto.
  • 1/8 cucharadita de clavo molido.
  • 1 chorrito de extracto o esencia de vainilla.
  • 1/8 cucharadita de jengibre en polvo.
  • 1/4 cucharadita de canela en polvo.
  • 1/8 cucharadita de goma xantana (opcional)
  • Crema batida al gusto (opcional)

Nota: Con respecto a las especias utilizadas, puedes cambiarlas por  1/2 cucharadita de pumpkin spice. Una especia muy aromática que resalta el sabor y dulzor de la calabaza natural, pero debemos acotar que esa mezcla de especias no es de fácil adquisición.  Un café frappé con esta especia es otro nivel.

Cómo se hace el café frappé de calabaza

Para qué dejar enfriar el café a temperatura ambiente, si podemos congelar la bebida en formato de cubitos de hielo. Es una opción perfecta para no agregar más líquidos como el agua a la bebida.

Al pasar el tiempo de congelación ideal para tener cubitos de café consistentes; vamos a licuar los hielos de café solo  con la leche de tu preferencia ya sea de producto animal o en su defecto vegetal, el puré de calabaza, la azúcar o endulzante  (edulcorante) a tu gusto, canela molida, jengibre molido, clavo molido y extracto de vainilla.  Cuando este con la consistencia ideal de granizado  solo falta decorar al gusto. Para los más golosos en la elaboración del café frappé, puedes agregar desde nata montada hasta crema chantilly o mejor,  déjalo así y disfruta su frescura. ¡Ya tienes el café de calabaza especiado del Starbucks, pero sin colas y más económico!

Nota: Puedes agregar un poco de goma xantana, ya que este elemento ayuda a emulsionar y a que no se separe tan rápido el café. Es un ingrediente totalmente opcional, no varía ni en su sabor, ni color.

Actualmente, la receta de café frappé ha logrado exportar a otros países. Ofreciendo una gran diversidad de elecciones y versiones del café frappé original. Si no, miren el caso de las Frapuchinos que la empresa Starbucks promociona constantemente. Muchos sabores y colores que este post;  si lográramos reunir todas, quedaría como el recetario jamás explorado de la treintena de sabores del Café Frappé.

Café Frappé con leche condensada

El café frappé con leche condensada (en Thermomix o al natural, que de ambas maneras se puede hacer) es una de las variantes más clásicas de esta receta. Lógicamente, este frappé de café y leche condensada sale más dulce que el original.

Toma nota de los ingredientes (para 8 personas):

  • 3 cucharadas de tu café soluble favorito.
  • 1 kilo de hielo o cubitos.
  • Medio litro de nata para montar.
  • 200 gramos de azúcar glasé.
  • Pepitas de chocolate y cacao para espolvorear (esto es opcional, pero a nosotros nos gusta).

Cómo se hace el café frappé con leche condensada

Montamos la nata y nos aseguramos de que esté muy muy fría. Añadimos el azúcar glass poco antes de que la nata se monte (y seguimos batiendo con fuerza para que no se baje). Cuando la tengamos lista, la metemos en el frigorífico y reservamos. Mejor en una manga pastelera, para ahorrar tiempo después.

Ahora mezclamos el café, la leche condensada y el hielo. Puedes hacerlo con una batidora o con la Thermomix. El objetivo es que el hielo alcance una textura como de granizado.

Y ahora que ya tienes las dos partes… es hora de sacar tus copas o vasos y servirlo. Primero el café con el hielo y la leche condensada, y luego por encima la nata montada (la cantidad es al gusto de cada cual).

Finalmente, podemos decorar el café frappé con leche condensada con las pepitas de chocolate o el cacao en polvo que mencionábamos en la lista de ingredientes, aunque también puedes usar virutas de chocolate o cualquier otra cosa que se te ocurra.