¿Cómo preparar café helado?

Última actualización: 22/09/2021

Aunque el verano esté terminando en España, todavía tienes la oportunidad de salir de la rutina con la preparación de un café helado de diferentes maneras. ¡Activa tu creatividad preparando estas recetas para tomar café helado!

1. Smoothie o batido de café

Una de las formas más populares y sencillas de consumir un café helado es haciendo un batido que solo exige preparar café espresso. Al tener la bebida lista, puedes proceder a picar hielo en una licuadora o comprarlo ya picado.

En adición para darle un toque más personal, puedes optar por añadir alguna fruta como el banano y un vaso del tipo de leche que más te guste. Finalmente, debes mezclar muy bien todos los ingredientes y servir la mezcla en un vaso alto, a la que además puedes decorar con crema batida o cacao en polvo.

2. Café helado con brandi

El café es una bebida con muchas facetas y perfiles. Por lo tanto, no es un impedimento crear opciones de café helado con un poco de licor. Para esta receta debes licuar un poco de hielo con 30 o 50 mililitros de brandi. Sin embargo, puedes utilizar otros tipos de licor como el ron o el whiskey. Por último, agregarás otros 50 mililitros, pero esta vez de café o licor de café a la mezcla anterior y así obtienes una bebida refrescante un toque de licor y baja en azúcar.

3. Helado de café

Otra forma muy apetitosa de consumir esta bebida es haciendo tu propio helado de café en casa. Para su preparación se debe hervir 400 mililitros de leche junto a 25 gramos de café recién molido. Unos minutos después, debes revolver el contenido y tapar el recipiente en el que estés realizando la receta. Luego de 15 minutos, has de colar el café con leche y disolver de 10 a 12 gramos de maicena en 50 mililitros de café.

Por otro lado, mezclarás en otro recipiente 120 gramos de azúcar con 25 gramos de leche en polvo. A esta mezcla puedes añadirle cacao en polvo al gusto. Seguidamente, añades el café de ambas mezclas y revuelves cuidadosamente todos los ingredientes para llevar una mezcla final al fuego.

Cuando esta esté hirviendo, es importante agregar más maicena hasta que cueza y la textura sea lo suficientemente espesa. Finalmente, taparás el contenido y luego de que repose unos 30 minutos, puedes llevarlo al congelador durante 4 o 5 horas. Transcurrido el tiempo, puedes servir el helado de café en recipientes más pequeños y decorar con crema batida o galletas.

4. Frappuccino frío

El frappuccino es una combinación perfecta entre una baja temperatura y el café. Entre las diferentes formas de consumir café helado, esta receta es de las más sencillas de realizar. Para la misma solo necesitas una taza de café espresso, hielo, crema batida y leche condensada.

Para realizar la receta debes tener hecha una taza de café espresso, a la que le agregarás un cuarto de cantidad del recipiente de leche condensada. Luego de mezclar de forma suave, debes picar hielo en una licuadora y agregar el café anterior para formar un granizado. Finalmente, puedes servir y añadir un poco de la crema batida en la cima en la cima de la bebida.

5. Café con hielo

Si eres una persona con poco tiempo, pero quieres tomar café de una forma refrescante y sencilla, el café con hielo es tu aliado ideal. Su preparación solo exige que prepares tu café como más te guste, no importa si es latte, capuchino o un espresso. A dicha bebida solo debes agregarle hielo al gusto y disfrutar.

café-helado

También puedes recurrir a hacer cubos de hielo de café. Para esto necesitas rellenar una cubeta de hielo con dos o tres tazas de café espresso para luego introducirla en el congelador. Los cubos sirven para preparar otra bebida con licor como el café helado a la caribeña, al poner 4 o 5 cubitos en un vaso ancho con un poco de ron.

6. Espresso Affogato

En Italia es muy común encontrar este tipo de café helado y su traducción significa café ahogado. Para la preparación de esta receta necesitas una taza de café espresso y una bola de helado de vainilla. De igual forma, requiere de un recipiente hondo, donde colocarás la bola de helado y poco a poco agregas la taza de café. De esta manera, puedes disfrutar de una mezcla de sabores y temperaturas con un postre tradicional del país europeo.

Como pudiste apreciar, el café no solo permite que lo puedas consumir a altas temperaturas. Aunque el calor despierta muchas de las sensaciones y perfiles del café, estas recetas permiten mezclar el café ya preparado con otros ingredientes que bajarán su temperatura, pero de igual forma te ofrecerán un buen sabor y sobre todo una sensación refrescante.

Puntúa si te ha gustado:

Puntuación media: 0 / 5. Nº de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.